Nuevos temas de Literatura Española de 2º de Bachillerato (Primera parte)

En Andalucía se ha decidido este curso 2018-2019 —por fin— cambiar el modelo de examen de acceso a la universidad. No son muchas las innovaciones; sin embargo, por escasas que sean, obligan al profesorado que imparte el nivel a “darle una vueltecita” a los recursos y materiales que han venido utilizando hasta el momento.

En el bloque de Literatura, que ahora tiene algo más de peso en la materia, se ha eliminado el tema de narrativa hispanoamericana —gran error, desde mi punto de vista y decisión que merecería una entrada monográfica del blog, si es que tuviera algún sentido seguir escribiendo un blog— y se han renombrado los temas, alterando, por tanto, el contenido de los mismos.

Por mi parte, ya he terminado con el reacondicionamiento de los temas correspondientes al período anterior a 1939. Los comparto, como en otras ocasiones, en un ingenuo intento de que la Red siga siendo útil, más allá del “vocerío insano” en que por momentos parece que se está convirtiendo.

Además de los temas teóricos, también he preparado un par de selecciones de textos: una de Antonio Machado, aunque no pertenezca al grupo de los elegidos, y otra de Luis Cernuda, poeta en el que debemos centrarnos, según los ponentes de las universidades.

Anuncios

Selección de poesía española anterior a 1939

Como complemento al estudio de la lírica española anterior a 1939, he preparado una selección poética por si fuera útil.

Portada Antología anterior a 1939
Pulse sobre la imagen para acceder

«Plutarquismo» machadiano

«Estos días azules
y este sol de la infancia»
Antonio Machado (Collioure, febrero de 1939)

Mañana, 22 de febrero, se cumplirán setenta y siete años de la muerte de Antonio Machado. Buen momento, pues, para recordarlo, aunque las modas de hoy no favorezcan su obra. También, creo, es oportuno recordar al hermano, a Manuel, pese a que las modas tampoco estén de su parte. ¿A favor de quién están las modas, caramba?

En 1971 Ricardo Gullón publicaba un libro esencial, Direcciones del Modernismo. En él, acababa el crítico con la artificial distinción entre Modernismo y Generación o Grupo del 98. Cuarenta y cinco años después —¡Ay, el tiempo!— los libros de texto al uso siguen abordando la cuestión como si de dos fenómenos perfectamente distinguibles se tratase. Es luchar contra molinos de viento. Incluso quienes estamos convencidos de que 98 y Modernismo son la misma cosa acabamos traicionándonos y dedicándoles espacios separados en nuestras humildes aportaciones, cuando debiéramos armarnos para la batalla y tratar el periodo como lo que es, la contribución hispánica a la crisis que puso fin al siglo XIX y abrió las puertas del XX. Nada más y nada menos. Pero no, seguimos erre que erre con el esteticismo modernista y la reflexión noventayochista; con la brillantez verbal de unos y la sobriedad de los otros; con la tendencia a la evasión de los primeros y el compromiso de los segundos. Relegamos constantemente lo que tienen en común, así como los matices y evoluciones personales que niegan tozudamente la existencia de un Modernismo enfrentado a un Grupo del 98.

El caso es que en un panorama divulgador tan simplificador, los hermanos Machado suelen emplearse como un argumento de primer orden para sancionar la diferencia. Manuel es el poeta del Modernismo, esteticista, frívolo, tendente a la evasión en cuanto puede, ideológicamente conservador; Antonio, en cambio, es el hombre del 98, sobrio y reflexivo, comprometido y progresista. «El mundo está bien hecho», que diría Jorge Guillén: dos hermanos nacidos con un año de diferencia; dos poetas que representan los dos movimientos de principios de siglo. Asunto resuelto. Pasemos a otro tema, que queda mucho contenido por delante y poco tiempo.

Sin embargo, las cosas no son tan sencillas, obviamente. Una lectura superficial de sus poemas puede sembrar muchas dudas en nuestro planteamiento. Resulta que en la obra de ambos escritores pueden encontrarse las mismas influencias (Bécquer, Verlaine, el flamenco, Rubén), unos temas equivalentes (Andalucía, Castilla, la melancolía y soledad), algún proyecto común (las obras teatrales escritas mano a mano), incluso el tratamiento de los mismos subgéneros líricos (el retrato modernista, la saeta flamenca). Es más, si atendemos a sus biografías podría comprobarse cómo los dos hermanos compartieron experiencias similares (la Institución Libre de Enseñanza, viajes a París, vida bohemia, serenidad vital tras el matrimonio, impacto de los azares de la guerra civil). Dejaré a continuación un esquema a modo de resumen:

Los hermanos Machado: vidas (no tan) paralelas

A la luz de estas coincidencias podríamos recuperar el ejemplo de Plutarco y trazar unas vidas paralelas de los hermanos Machado. Evidentemente, en ese recorrido encontraríamos diferencias de tono, distintas ópticas desde las cuales ambos poetas se enfrentaron a una columna vertebral de cuestiones comunes. Pero quizás la principal diferencia la dejase escrita Manuel en un certero poema sobre sí mismo que poco tiene que ver con la adscripción a un determinado movimiento artístico:

Sensual, epicúreo, decadente
-amigo de gozar y «divertirse»,
como dice la gente-
he sabido poner en la alegría
el ajenjo de la melancolía,
y sé también sufrir alegremente.
Y… nada más. En mi conciencia inquieta
vigila el Bien. Espero,
sin saber qué. Y, en tanto,
me anego en risa, disimulo el llanto…
Y voy viviendo, mientras no me muero.

Con la intención de adentrarme en las coincidencias y diferencias vitales y creativas de los hermanos Machado, preparé hace algún tiempo una presentación Prezi para apoyar unas charlas que puede resultar útil. Se recorre en ella la vida de los autores y, sobre todo, se incluyen poemas; porque fundamentalmente debiera tratarse de eso, de leer sin ideas preconcebidas. La dejo a continuación.

Machado_paralelos

 

 

La literatura española anterior a la Guerra Civil

Aunque ya en otra entrada de este blog puede encontrarse una única presentación con todos los contenidos, creo que es buena cosa ofrecerlos según la organización que se pide en las Pruebas de Acceso a la Universidad. Por ese motivo he parcelado el bloque temático en cuatro presentaciones, una con la evolución literaria del periodo que debe ser la primera parte de las tres cuestiones «de Selectividad» y tres más dedicadas a cada uno de los géneros.

Movimientos literarios anteriores a 1939

Literatura anterior a 1939 — Movimientos.001

La narrativa anterior a 1939

Narrativa anterior a 1939.001

La lírica anterior a 1939

Lírica anterior a 1939.001

El teatro anterior a 1939

Teatro anterior a 1939.001

Comprender a Antonio Machado

Unidad didáctica completa que repasa la vida y obra del poeta sevillano. También incluye una propuesta de actividades.

Pulse sobre la imagen para acceder a la unidad didáctica.
Pulse sobre la imagen para acceder a la unidad didáctica.

Manuel y Antonio Machado. Vidas (no tan) paralelas

Manuel y Antonio Machado
Pulse sobre la imagen para acceder a la presentación Prezi.

Textos literarios para comentar

goya02.jpg

  1. Antonio Muñoz Molina: «La literatura».
  2. Luis Cernuda: «Unos cuerpos son como flores» (resuelto aquí).
  3. Antonio Machado: «He andado muchos caminos».
  4. Juan Ramón Jiménez: «Cuando yo era el niñodiós».
  5. Ramón Mª del Valle-Inclán: «Escena XI de Luces de bohemia» (resuelto aquí).
  6. Ramón Mª del Valle-Inclán: «Luces de bohemia (fragmento de la escena IV)».
  7. Camilo José Cela: «Fragmento de La familia de Pascual Duarte».
  8. Alberto Méndez: «Los girasoles ciegos (de la segunda derrota)».
  9. Alberto Méndez: «Los girasoles ciegos (de la cuarta derrota)».
  10. Ángel González: «Elegido por aclamación».
  11. León Felipe: «Como tú».
  12. Gabriel García Márquez: «Crónica de una muerte anunciada (fragmento)».
  13. Pío Baroja: «Alcolea» (fragmento de El árbol de la ciencia). Comentario resuelto.
  14. Rubén Darío: «Lo fatal».
  15. Rafael Alberti: «Mis ventanas…».

Literatura española anterior a 1939

Pulse sobre la imagen para acceder a la presentación de los contenidos.

lit_39

Sigue leyendo

Poesía española anterior a 1939 (selección de textos)

federicogarcialorcaPulse sobre el siguiente enlace para acceder a la selección de textos:

Me dicen

Esta entrada va dirigida a quienes no creen.
A quienes se les llena la boca de homo hominis lupus est, y a quienes en silencio otorgan.
Es difícil creer con la que está cayendo, con la que siempre ha caído. Pero aquí estamos. Sobreviviendo, avanzando, con regresiones, con problemas, con escollos. Porque hay quienes piensan que no todo está perdido y que el ser humano, en ocasiones, vale la pena. O quizás no la  valga, pero no se detienen a comprobarlo. Cuando caminan cabalgan a lomos de mula vieja

Cuando caminan, cabalgan
a lomos de mula vieja,
y no conocen la prisa
ni aun en los días de fiesta.
Donde hay vino, beben vino;
donde no hay vino, agua fresca.
Son buenas gentes que viven,
laboran, posan, sueñan,
y en un día como tantos
descansan bajo la tierra.
(A. Machado)

¿Es competencia nuestra valorar la bondad del hombre, la idoneidad y el fruto de nuestras acciones? ¿No sería bastante con tener una opinión de nosotros mismos? ¿No es suficiente con hacer lo que se cree apropiado sin preocuparse del resultado concreto de la acción? Lo cierto es que yo no me preocupo demasiado del efecto práctico de mis actos y la culpa la tiene Blas de Otero, salvando las distancias del contexto, obviamente:

Creo en el hombre.He visto
espaldas astilladas a trallazos,
almas cegadas avanzando a brincos
(españas a caballo
del dolor y del hambre). Y he creído.

Creo en la paz. He visto
altas estrellas, llameantes ámbitos
amanecientes, incendiando ríos
hondos, caudal humano
hacia otra luz: he visto y he creído.

Creo en ti, patria. Digo
lo que he visto: relámpagos
de rabia, amor en frío, y un cuchillo
chillando, haciéndose pedazos
de pan: aunque hoy hay sólo sombra,
he visto y he creído.

Sin embargo, a mi alrededor cada vez encuentro más gentes que no creen en el hombre. Ni en sus obras. Que solamente tienen fe en los “trallazos” y los “incendios”. Gentes que ven y no creen. Que no creen y no hacen, porque de nada sirve. Pero se equivocan, aunque es difícil encontrar argumentos, se equivocan, se equivocan.