Hemingway y los blogs

[http://odeo.com/show/7842323/1070506/download/HemingwayYLosBlogs.mp3]

 

"El primer borrador de cualquier cosa es siempre una mierda"
Ernest Hemingway.

No hace mucho leí una novela que utilizaba como pórtico esta cita de Hemingway. Me hizo gracia la forma tan típica y tópicamente característica del americano de las barbas blancas de referirse al imperativo del trabajo en todo acto creativo. Sin duda se puede decir más alto, aunque no más claro.

Primera digresión.

¿Las citas son realmente de los autores a los que se asigna? Siempre me lo he preguntado. En algunos casos me parecen creíbles, pero en su conjunto, el universo literario paralelo de la frase contundente y lapidaria me parece tan acertado, tan clave, que no puedo evitar pensar que los autores que las utilizan las construyen primero y después buscan un escritor de renombre o chic o modelno o superchulo o superclásico o desconocido para la mayoría pero con un nombre que nos dice que deberíamos conocerlo, al que asignar la frase con un mínimo de coherencia. Al fin y al cabo, ¿cómo se demuestra que una cita no es de quien se dice que es?

Volviendo al asunto que nos ocupa. Todo acto creativo o de otra índole necesita de una preparación, de una sucesión de borradores a través de los cuales ir limando imperfecciones, sandeces y obviedades, porque lo que sale de nuestra cabeza a las primeras de cambio, como dice Hemingway, es una verdadera mierda; lo que, en términos generales, no dice mucho de la espontaneidad del pensamiento humano, pero lo que es es lo que es.

Sin embargo -a mí me sucede así, como lector y como autor- en los blogs valoramos esa espontaneidad. Bloguear y comentar es hacer anotaciones rápidas, en muchas ocasiones, exponer las ideas sin pararse a organizarlas según un plan previamente trazado, sin medir las consecuencias de nuestro discurso. Con brevedad.

Estoy seguro de que podréis lanzar a la cara de este blog un sin número de posts y de bitácoras completas que niegan esta idea. ¿Son blogs? Sin duda lo son, pero en un estadio en el que parecen -me parece- no haber roto aún los lazos con el discurso de procedencia: la literatura en cualquiera de sus géneros tradicionales. Es probable que la escritura de las bitácoras esté inaugurando un nuevo género literario, no tanto por los contenidos, que siempre serán los que ya son, sino más bien por la forma de abordaje de los mismos, derivada de las peculiaridades del canal empleado en el que prima el momento, la inmediatez, la ampliación mediante el enlace a la fuente, la facilidad y rapidez de lectura. ¿Tiene sentido, por ejemplo, un post tan largo como éste? Sinceramente creo que no. Y eso que se trata de un primer borrador y, por tanto, de una auténtica bazofia, si aplicamos la idea de Hemingway, convertida en un valor y rasgo definitorio de la escritura bloguera.

Anuncios