Nuevos temas de Literatura Española de 2º de Bachillerato (Primera parte)

En Andalucía se ha decidido este curso 2018-2019 —por fin— cambiar el modelo de examen de acceso a la universidad. No son muchas las innovaciones; sin embargo, por escasas que sean, obligan al profesorado que imparte el nivel a “darle una vueltecita” a los recursos y materiales que han venido utilizando hasta el momento.

En el bloque de Literatura, que ahora tiene algo más de peso en la materia, se ha eliminado el tema de narrativa hispanoamericana —gran error, desde mi punto de vista y decisión que merecería una entrada monográfica del blog, si es que tuviera algún sentido seguir escribiendo un blog— y se han renombrado los temas, alterando, por tanto, el contenido de los mismos.

Por mi parte, ya he terminado con el reacondicionamiento de los temas correspondientes al período anterior a 1939. Los comparto, como en otras ocasiones, en un ingenuo intento de que la Red siga siendo útil, más allá del “vocerío insano” en que por momentos parece que se está convirtiendo.

Además de los temas teóricos, también he preparado un par de selecciones de textos: una de Antonio Machado, aunque no pertenezca al grupo de los elegidos, y otra de Luis Cernuda, poeta en el que debemos centrarnos, según los ponentes de las universidades.

Anuncios

Selección de poesía española anterior a 1939

Como complemento al estudio de la lírica española anterior a 1939, he preparado una selección poética por si fuera útil.

Portada Antología anterior a 1939
Pulse sobre la imagen para acceder

La poesía de Luis Cernuda

Unidad didáctica que repasa la vida y obra del poeta.

Pulse sobre la imagen para acceder a la unidad didáctica
Pulse sobre la imagen para acceder a la unidad didáctica

Luis Cernuda: «Unos cuerpos son como flores» (comentario resuelto)

Unos cuerpos son como flores,
otros como puñales,
otros como cintas de agua;
pero todos, temprano o tarde,
serán quemaduras que en otro cuerpo se agranden,
convirtiendo por virtud del fuego a una piedra en un hombre.

Pero el hombre se agita en todas direcciones,
sueña con libertades, compite con el viento,
hasta que un día la quemadura se borra,
volviendo a ser piedra en el camino de nadie.

Yo, que no soy piedra, sino camino
que cruzan al pasar los pies desnudos,
muero de amor por todos ellos;
les doy mi cuerpo para que lo pisen,
aunque les lleve a una ambición o a una nube,
sin que ninguno comprenda
que ambiciones o nubes
no valen un amor que se entrega.

Sigue leyendo

Textos literarios para comentar

goya02.jpg

  1. Antonio Muñoz Molina: «La literatura».
  2. Luis Cernuda: «Unos cuerpos son como flores» (resuelto aquí).
  3. Antonio Machado: «He andado muchos caminos».
  4. Juan Ramón Jiménez: «Cuando yo era el niñodiós».
  5. Ramón Mª del Valle-Inclán: «Escena XI de Luces de bohemia» (resuelto aquí).
  6. Ramón Mª del Valle-Inclán: «Luces de bohemia (fragmento de la escena IV)».
  7. Camilo José Cela: «Fragmento de La familia de Pascual Duarte».
  8. Alberto Méndez: «Los girasoles ciegos (de la segunda derrota)».
  9. Alberto Méndez: «Los girasoles ciegos (de la cuarta derrota)».
  10. Ángel González: «Elegido por aclamación».
  11. León Felipe: «Como tú».
  12. Gabriel García Márquez: «Crónica de una muerte anunciada (fragmento)».
  13. Pío Baroja: «Alcolea» (fragmento de El árbol de la ciencia). Comentario resuelto.
  14. Rubén Darío: «Lo fatal».
  15. Rafael Alberti: «Mis ventanas…».

A algunos les parecerá gracioso

703957 400

La imagen puede ser que a alguien le parezca graciosa, pero sinceramente creo que es de muy mal gusto. Y no me refiero al maniquí ahorcado, que es terrible, si se paran a pensar, sino al pobre corazón colgado hasta morir.

Cuando tropecé con esta tienda, precisamente en la misma calle en la que sigue estando el instituto en el que estudió Luis Cernuda, no pude evitar pensar que el pobre poeta tenía toda la razón del mundo al sentirse distinto, porque él fue camino, mientras que el resto no es más que piedra en el camino de nadie:

Unos cuerpos son como flores,
otros como puñales,
otros como cintas de agua;
pero todos, temprano o tarde,
serán quemaduras que en otro cuerpo se agranden,
convirtiendo por virtud del fuego a una piedra en un hombre.

Pero el hombre se agita en todas direcciones,
sueña con libertades, compite con el viento,
hasta que un día la quemadura se borra,
volviendo a ser piedra en el camino de nadie.

Yo, que no soy piedra, sino camino
que cruzan al pasar los pies desnudos,
muero de amor por todos ellos;
les doy mi cuerpo para que lo pisen,
aunque les lleve a una ambición o a una nube,
sin que ninguno comprenda
que ambiciones o nubes
no valen un amor que se entrega.