El “postureo” no tiene edad

Según el Diccionario de la Real Academia, la palabra ‘postureo‘ alude a una “actitud artificiosa o impostada que se adopta por conveniencia o presunción”. Ejemplos a lo largo de la historia hay muchos, desde el muy conocido soneto cervantino con su punto de provocación y chulería…

«¡Voto a Dios que me espanta esta grandeza
y que diera un doblón por describilla!
Porque ¿a quién no sorprende y maravilla
esta máquina insigne, esta riqueza?

»Por Jesucristo vivo, cada pieza
vale más de un millón, y que es mancilla
que esto no dure un siglo, ¡oh gran Sevilla!,
Roma triunfante en ánimo y nobleza.

»Apostaré que el ánima del muerto,
por gozar este sitio, hoy ha dejado
la gloria donde vive eternamente».

Esto oyó un valentón y dijo: «Es cierto
cuanto dice voacé, señor soldado,
y el que dijere lo contrario miente».

Y luego, in continente,
caló el chapeo, requirió la espada,
miró al soslayo, fuese y no hubo nada.

… Hasta el “hipsterismo” actual, pasando por la deliciosa comedia de Tomás de Iriarte Hacer que hacemos.

En Sevilla —Roma andaluza, como la denominan los “muy sevillanos y mucho sevillanos”— el postureo se ha elevado a categoría de arte cotidiano, especialmente cuando llegan nuestros días más señaladitos de primavera.

Pero no hay que dramatizar y lanzarse a la arena  de culpar de todo a los más jóvenes. Ya en las primeras décadas del pasado siglo el postureo cofrade había alcanzado tal entidad, que el dibujante de ABC Andrés Martínez de León tuvo a bien dedicarle una página entera y un personaje recurrente, Oselito.

ABC SEVILLA-18.04.1930-pagina 017-001

Oselito cuida su imagen al detalle, invita con lo que no tiene, se viste de nazareno y de costalero, promueve broncas nocturnas, cierra bares y, por supuesto, no paga sus deudas. Y todo en abril de 1930. Nihil novum sub sole.

Anuncios

Mañana de domingo

Amanece. Hace frío o, al menos, todo el frío que puede hacer por aquí abajo. Sales a la calle sin saber muy bien hacia dónde encaminar tus pasos. No quieres ir muy lejos, que hay que volver pronto, preparar el arroz, descansar, ver un partido de baloncesto y pensar en las clases de la semana entrante. El centro de la ciudad te da pereza, con tanto turista y sus veladores y su gente de aquí para allá. Quieres un lugar que sea solamente para ti durante unos minutos. Hay un candidato cercano: la esclusa nueva, junto a la “playa de los hippies”.

Al llegar compruebas que, ciertamente, no hay nadie, solamente el agua con la ciudad al fondo. Y las compuertas que regulan el caudal, la única puerta que queda en Sevilla.

No es especialmente bonito, te dices, pero tiene un no sé qué ese puente levadizo que se eleva hacia el cielo.

Las líneas rectas, limpias y puras; el fulgor blanco. Es simple y por eso parece tan hermoso. Y tan solo. Al fin.

Selección de poesía española anterior a 1939

Como complemento al estudio de la lírica española anterior a 1939, he preparado una selección poética por si fuera útil.

Portada Antología anterior a 1939
Pulse sobre la imagen para acceder

De cinco en cinco (quinta tanda)

¿Realmente puede componerse un poema sin conocer, al menos, quince variedades de flores? ¿O sin haber perdido el sentido en quince noches de luna llena?

Lo afirmo con rotundidad: he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Pero todos sabemos que miento.

De cuando en cuando, es bueno recordar aquel tiempo casi niño en que la ortografía no había forjado la comprensión y los comercios de “efectos navales” provocaban siempre la risa cómplice o una franca carcajada.

Declaración de principios (I): por regla general, no me gusta la gente. El médico me ha recomendado que intente disimular.

Declaración de principios (II): por regla general, los médicos son ese tipo de gente de la que me fío poco. Intento disimular y adopto, en consecuencia, un rol hipocondríaco bastante convincente.

Un trabajo bien hecho

Partamos de un supuesto, no sé, un torneo deportivo por equipos en un centro escolar cualquiera, aunque podría servir cualquier otra actividad parecida. Los alumnos se agrupan libremente y se les pide un nombre de inscripción. “Los increíbles”, eligen algunos; “Los de primero b”, proponen otros; “Siempre fuertes”, puede leerse también. La relación de nombres es equivalente a la de años atrás y solamente de cuando en cuando es posible encontrar referencias coyunturales a la actualidad, perfectamente explicables, por otra parte: “155 por aquí”, quizás; “CR7 boys”, tal vez.

Es lógico que la vida escolar se vea contaminada por la realidad, por eso no debiera sorprender que, por ejemplo, algún equipo de chicos de unos doce años se haga llamar —¡qué sé yo!— “La manada”, sin ir más lejos. Al fin y al cabo, se ha hecho un buen trabajo en los medios: horas y horas de programación en torno al horror; horas y horas de programación en torno al desprecio y la violencia. Y es que nos hemos ganado el derecho a la información, qué caramba. Sí señor, a trabajo bien hecho, cigarrito pa’l pecho. Gracias otra vez, garantes del estado de derecho. Realmente, no sé qué haríamos sin vuestra inestimable colaboración.

Escribir cuentos con Propp

El folklorista ruso Vladimir Propp (1895-1970) dedicó buena parte de su vida al estudio de los cuentos maravillosos de la tradición popular rusa. Como consecuencia de sus estudios, redujo los sucesos de los relatos a un conjunto de treinta y una funciones que explicó en su clásico libro Morfología del cuento literario. Es un lugar común en el mundillo de la enseñanza primaria y secundaria utilizar las funciones de Propp para iniciar al alumnado en la creación narrativa; bien sea escrita, oral, audiovisual, icónica o de cualquier otro tipo que pudiera imaginarse.

Obviamente, también me he lanzado a la tarea; sobre todo después de encontrar la espléndida baraja realizada y compartida por Raquel en su blog Forest Eyes. Pero como quería ir un poco más allá del simple reparto de cartas y petición de escritura, se me ha ocurrido hacer una propuesta de juego más completo. En él intervienen otras cartas preparadas por mí y se pide a los alumnos que diseñen también algunas cartas. En fin, el resultado lo he empaquetado en la presentación que se puede consultar bajo estas líneas.

Escribir_Propp
Pulse sobre la imagen para acceder a la presentación

De cinco en cinco (cuarta tanda)

Cuando el presentador luce más galas y plumaje que el presentado se constata que el mundo todo está mal concebido.

Ayer tarde estaba decidido, lo juro; sin embargo cometí dos errores: leer alguna página del libro mainstream que iba a comprar y encontrar en la misma mesa expositora el Diario de una loca, de Gloria Fuertes.

Algunas palabras banales se empeñan en regresar de las maneras más insospechadas; en cambio, hay ideas que, pese a su recurrencia, no se consiguen fijar en palabras.

Hubo un tiempo en que los poetas olvidaron cómo eran los árboles. Por eso sus palabras comenzaron a transitar bosques de farolas. Algunos, incapaces de adentrarse en la vorágine asfáltica, se conformaron con las selvas gráficas.

“¿Qué es poesía?”, dices, y soy incapaz de dar una respuesta que vaya más allá de la pupila azul y otras lindezas.

De cinco en cinco (tercera tanda)

¿También éramos así en nuestros años mozos? ¿En qué momento nos dimos cuenta de que el universo no giraba en derredor?

Ser el hombre gris que se cobija bajo el paraguas ofrece ventajas evidentes: no diluirse en la lluvia, por ejemplo.

Cada vez que mi hija pequeña tilda algún hecho de “épico” no puedo evitar pensar en el pélida Aquiles y su cólera funesta. También maldigo la opresión anglosajona en que vivo.

Asumir que esa idea brillante que estuvo rondando durante horas y no pudo ser fijada en el papel se ha perdido para siempre es el dolor definitivo.

Paradojas: el aforismo es género de la experiencia y, por tanto, propio de la vejez; la pérdida de memoria, también característica de la senectud, sojuzga con brazo de hierro el pensamiento.

El siglo XX, II (2º de Bachillerato)

Recursos para el estudio de la literatura en la segunda mitad del siglo XX. Pulse sobre la imagen para acceder.

captura05

El siglo XX, I (2º de Bachillerato)

Recursos para el estudio de la literatura en la primera mitad del siglo XX. Pulse sobre la imagen para acceder.

captura04