De cinco en cinco (primera tanda)

Querría componer el aforismo definitivo: alfa y omega, o algo así.

Escribir aforismos es arriesgado. El plagio inconsciente, como espada de Damocles, pende sobre el autor hasta el instante preciso de la decapitación.

Mientras triunfa la posverdad, Juan Calvino se cuela por las rendijas del presente. Paradojas.

Nada puede ser peor que otorgar licencia para matar —digo, publicar— a analfabetos que no creen serlo.

La historia lírica de muchos poetas podría compararse a la relación con el padre: emulación, competición y asesinato, indiferencia y olvido, vano intento de resurrección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s