Unas canciones para una semana

Si algo recuerdo de mis clases de inglés del Bachillerato es la guitarra del profesor. Por aquellos años el aprender el idioma no me importaba mucho. El inglés no entraba en la Selectividad de entonces y era, claramente, una “maría”. Pero el profesor tenía una guitarra y, consciente de lo poco que nos importaba la lengua de Shakespeare, se dejaba caer en clase con ella para “cantiñearse” un poco. Un día nos regaló “El partisano”, de Leonard Cohen. Los ojos como platos, amigos míos. Hasta hoy.

Desde aquel año ochenta no he dejado de escuchar al canadiense —serio, de gris y negro, tocado en los últimos tiempos con su sombrerito, la voz siempre rota— que cantaba sobre el amor, la religión, la tiranía, las relaciones humanas. Un poeta que se valía de la música, aunque haya puristas de la más pura pureza que discuten la entidad literaria de algunos cantautores. Con Leonard Cohen he sentido la tragedia de Janis Joplin en “Chelsea Hotel” o me he metido en la piel de quien tras tomar Manhattan se encamina hacia Berlín, he sido un David enamorado que grita aleluya ante la belleza humana y se siente culpable ante el mismo Dios, he comprendido lo que es ser un hombre. Esta semana se nos fue, aunque seguirá viviendo mientras alguien entone una de sus canciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s