A vueltas con la geografía y las series de televisión

fargo.fx_

Hace ya más de cinco años escribí una nota en este blog sobre el peso de la ubicación geográfica en la ficción televisiva. Me interesaba entonces por la geografía urbana, que es la más habitual en un producto que parece concebido para el consumo del público urbano. Sin embargo, las últimas series que he visto me hablan de otro mundo, uno rural o de pequeñas poblaciones donde pocas cosas son lo que parecen. Me resulta bastante curioso que algunos de los últimos productos televisivos americanos hayan optado, por ejemplo, por el medio oeste, en especial por la ubicación de los argumentos en las Dakota y Minnesota. Son historias que tratan sobre gentes corrientes que a menudo viven encerradas en sí mismas, sometidas a pasiones primarias y en constante lucha con una naturaleza y climatología que gobiernan sus existencias. La soledad, la violencia, la irracionalidad de los comportamientos, la dificultad para establecer relaciones humanas, una cierta «bobería» de carácter, la incultura son caracteres que definen a los personajes de las series ambientadas en este espacio.

La ficción televisiva norteamericana sitúa en unos pocos cientos de kilómetros cuadrados historias tan impactantes como las de Deadwood, el fabuloso western emitido entre 2004 y 2006, o las dos temporadas de Fargo, ese western contemporáneo en el que violencia e invierno casan a la perfección con el talante de unos personajes definidos por su marejada interior. De Luverne, en Minnesota, a Sioux Falls o el propio Deadwood, en Dakota del Sur; de ahí a Fargo, en la Dakota del Norte, sin perder la lejana referencia de las Black Hills, casi en la frontera con Wyoming, desde cuya capital, Cheyenne, se dirige el trazado del ferrocarril de Infierno sobre ruedas. Es la América profunda, esa que no puede ser controlada ni por las mafias altamente profesionalizadas de Kansas City ni por los elegantes agentes del FBI. En esos lugares la ley se impone cara a cara y nunca es fruto de la aplicación mecánica del documento escrito. El orden que subyace en el desorden se mantiene gracias a la personalidad arrolladora de los Bullock, Bohannon, Swearengen, Lou y Molly Solverson. A veces una placa justifica sus actos, otras lo basan en el revólver o en la habilidad para ver en el interior de las personas.

Todas estas series juegan abiertamente con la realidad y la ficción, hasta el punto de sorprender al espectador. En Deadwood parece narrarse una historia de ficción más y, sin embargo, casi todos los personajes con protagonismo en el relato son auténticos; Fargo, en cambio, afirma en cada cabecera de capítulo la autenticidad de los hechos; pero todo es pura ficción; Infierno sobre ruedas, finalmente, equilibra los dos polos, recurriendo a personajes documentados por la historia que conviven con seres de ficción para construir una narración verosímil sobre el tendido del ferrocarril Union Pacific. Nada es completamente cierto ni falso, pero todo guarda una coherencia interna a la que contribuye la ubicación geográfica y, sobre todo, la idea tópica que los televidentes urbanitas tenemos de aquellos lugares. Si en algún lugar del mundo puede desmandarse la violencia hasta lo surrealista, es en las Dakota y, acaso, en la fría Minnesota de los apellidos escandinavos. Allí —no lo olviden— también es posible avistar sospechosas luces en el cielo; aunque quizás estas no sean visibles más que en el mundo interior de los personajes, el mismo interior en el que no parece mala idea deshacerse de un cadáver pasándolo por la picadora de carne o echándolo como alimento para los cerdos.

075554.jpg-rx_640_256-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s