Dragones

De Memorias de días extraños,
de Jean-Cristophe de la Villebaune,
gentilhombre.

Curiosamente, el sargento de dragones era benevolente en la batalla. Cargaba con fiereza, como los demás, sí, con su diabólica trenza al viento surgiendo bajo el casco bien bruñido y el rictus sanguinario que caracteriza a la tropa de élite del Emperador. Sin embargo, una mirada compasiva acompañaba cada una de sus estocadas, siempre dirigidas a los puntos vitales del enemigo: un tajo en el cuello para seccionar la aorta o un corte profundo en el pecho que parte el corazón del oponente en dos. Los compañeros de armas se mofaban de él entre acometida y acometida. Subrayaban su costumbre de dejar tan sólo cadáveres a su paso, en vez de un reguero de sonidos lastimeros que aterrorizase a las fuerzas en retirada y se grabase a fuego en la memoria de aquellos soldaditos de infantería que habrían de encontrar, sin duda alguna, a la vuelta de cualquier loma por esos campos del demonio, de Austerlitz a Marengo, de Friedland a Wagram. Ante las burlas, el sargento se defendía: “Si he de matar, mato. Sin rencor”. “Nadie podrá negar que es usted un guerrero de moral intachable, sargento; un auténtico jinete del Apocalipsis”, solía concluir alguno de los compañeros, provocando un estallido de carcajadas en el vivac.

Tras cada campaña, el sargento volvía con su familia a Grenoble. Allí, con el blanco telón de fondo de los Alpes, intentaba olvidar la repugnancia de su oficio, los ojos abiertos de las víctimas y el olor nauseabundo que brotaba de los vientres abiertos. En la secreta intimidad del hogar, lejos del campo de batalla y al resguardo de las miradas inquisitoriales de sus correligionarios, golpeaba brutalmente con la vaina del sable a sus hijos y violaba a la mujer hasta que sus chillidos eran ahogados por la desesperanza. A los pocos días regresaba al cuartel del regimiento dispuesto, una vez más, a cabalgar en pos de un sueño al servicio del Emperador.

francoprusioscoloresdel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s