Simplificar

Siempre me ha gustado simplificar; pero, habitualmente, la fiebre reductora me conduce al terreno de las trampas. Ya de pequeño, recuerdo que disfrutaba con la simplificación de ecuaciones y me parecía mágico que esas retahílas de incógnitas pudiesen quedar reducidas a una expresión mínima. Reconozco que nunca llegué a comprender plenamente un proceso que realizaba de forma mecánica, como llevado por una fuerza interior que se apoderaba de mi lápiz para -¡oh, milagro!- arrojar un resultado válido. Más adelante descubrí otras simplificaciones a las que encontraba más sentido: reinados completos encerrados en esquemas, movimientos literarios que se ajustaban a los estrechos límites de un diagrama o textos capaces de habitar entre la escueta trama de un mapa de conceptos. A diferencia de la matemática, en estas otras simplificaciones sí que era consciente del proceso. Y de la falacia. Aprendí la técnica, obviamente.

Y aquí estoy. Reduciendo y engañando para comprender y hacer comprender. Un ejemplo. Miren la foto.

¿Qué piensan? En lo formal, simplicidad: dos colores en una corta gama nada más. En el contenido, decrepitud, abandono, vejez, modernidad destruída. Si son sevillanos identificarán la farola sin demasiados problemas y al hacerlo surgirán nuevas ideas: veinte años ya desde la Exposición Universal de 1992; abandono de las instituciones de un espacio que lo fue de orgullo; indignación, quizás, por haber desaprovechado la oportunidad que la Exposición dio a la ciudad.

Sin embargo, esas ideas no son la verdad o, al menos, no son toda la verdad. La Exposición transformó la ciudad y en la Isla de la Cartuja se han instalado una serie de empresas tecnológicas que -según nos dicen- están aguantando moderadamente bien la crisis, muchos edificios siguen utilizándose y se han construído otros nuevos, la universidad ha trasladado allí algunos de sus centros. La foto es una falacia, aunque sea simple. Menos es más, se repite hasta la extenuación, aunque en numerosas ocasiones no sea más que una manera elegante de hurtar la información necesaria para comprender o de canalizar el sentido en la dirección deseada por el emisor.

Pese a todo, la simplificación es atractiva; adictiva, incluso: 3x + 5x = (3 + 5) x = 8x. Es estupendo que todo quede reducido a 8x, sin importar la idiosincrasia de cada una de esas incógnitas, su pasado, su corazoncito palpitante, su historia personal. Simplemente son un conjunto de ocho. Nada más. A eso lo llamo yo tranquilidad espiritual y Jorge Guillén lo llamó perfección:

Dije: Todo ya pleno.
Un álamo vibró.
Las hojas plateadas
Sonaron con amor.
Los verdes eran grises,
El amor era sol.
Entonces, mediodía,
Un pájaro sumió
Su cantar en el viento
Con tal adoración
Que se sintió cantada
Bajo el viento la flor
Crecida entre las mieses,
Más altas. Era yo,
Centro en aquel instante
De tanto alrededor,
Quien lo veía todo
Completo para un dios.
Dije: Todo, completo.
¡Las doce en el reloj!

Guillén aún es capaz de simplificar más hasta eliminar las connotaciones temporales y paisajisticas. En una pirueta lírica, el poeta reduce la perfección, siglos y siglos de reflexión en torno a esa idea, a una humilde butaca.

¡Beato sillón! La casa
corrobora su presencia
con la vaga intermitencia
de su invocación en masa
a la memoria. No pasa
nada. Los ojos no ven,
saben. El mundo está bien
hecho. El instante lo exalta
a marea, de tan alta,
de tan alta, sin vaivén.

Ha reducido; pero ha hecho trampas, lo sabemos. Tenemos la intuición de que el mundo no está tan bien hecho, aunque Guillén se empeñe en afirmar lo contrario. ¡Qué grande es don Jorge! ¡Y qué mentiroso! Un auténtico maestro.

Anuncios

Un comentario en “Simplificar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s