Destino

Hay momentos únicos y otros prescindibles. A menudo, los primeros se repiten o quedan fijados por el artificio humano o alguien alude a ellos más de lo deseable. Entonces, pierden su valor, pasan a engrosar las filas del segundo grupo y un pequeño vacío se abre. Llega una época en que vivir no es más que navegar entre el océano de vacíos diminutos, de momentos únicos ya transitados, digeridos, asimilados, revisados, vistos y oídos, disfrutados y padecidos. Nada nuevo se ofrece hasta que la memoria nos abandona para arrojarnos contra el desconcierto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s