La imagen en vez de las mil palabras

Después del bombazo matinal -¡Ay, madre!-, la Secretaria General del Partido Popular comparece en rueda de prensa. Va dar explicaciones sobre los documentos aparecidos. Como cabe esperar, lo niega todo o casi todo. Pero nada de eso me interesa comentar.

El objetivo de esta entrada es el tratamiento de la comparecencia en sí. Y no me refiero a las valoraciones de políticos o periodistas, sino a las fotografías con que se ilustra la rueda de prensa. La práctica totalidad de los medios se han decantado por las mismas imágenes -cosa curiosa-, dotándolas de sentidos diversos gracias a los titulares que la acompañan. Así, el punto de vista varía significativamente desde lo apreciado en La Gaceta, donde una imagen de Dolores de Cospedal con la mirada baja, apesadumbrada y dolida, alude al victimismo y la persecución como explicación de lo que su partido está sufriendo.

Lagaceta

Una segunda fotografía que puede encontrarse muestra a la número dos del PP mirando al auditorio, en actitud al parecer firme, rotunda, como pretende que sea la respuesta del partido. Curiosamente, la misma imagen es empleada por medios ideológicamente opuestos –Huffington Post y Libertad Digital– para ilustrar posiciones francamente contrarias: el primero alude a la indignación del ciudadano ante la situación, mientras que en el segundo se quiere reforzar la idea de la “campaña orquestada” contra el partido y la rotundidad de la respuesta de la dirigente política. La imagen, como casi todas, es lo suficientemente ambigüa para convertirse en soporte de ambas ideas: desfachatez o seguridad en la inocencia.

RUEDA DE PRENSA MARIA DOLORES COSPEDAL

Voz Pópuli opta por una tercera perspectiva. En ella se muestra a una Dolores de Cospedal que coloca una mano por encima de sus ojos, a modo de visera. El titular abunda sobre la idea de la indignación de la responsable política ante los datos relacionados con Luis Bárcenas. Aunque es evidente que la postura se debe al intento de protegerse de los flashes y focos para mirar a quien le hacía una pregunta, la suma de la pose y el titular parecen indicar algo así como “Estoy hasta aquí, hasta las cejas, de tantas mentiras”. La posición del medio queda, de esta manera, suficientemente explícita.

cospedal

La más sorprendente, sin embargo, es la imagen elegida por La Razón, un medio alineado habitualmente con las posiciones gubernamentales.

Larazon

Al ver la fotografía no pude evitar pensar en Pinocho, ese niño de madera al que crecía la nariz cuando decía mentiras. El titular donde tan rotundamente se niegan las acusaciones y se advierte de posibles acciones parece casar a la perfección con la imagen de una mujer que sonríe y que comparece adornada de un apéndice nasal -ilusión óptica- de proporciones descomunales. ¿Casualidad o efecto buscado? La segunda vez que me enfrenté a la imagen ya no recordé a Pinocho, sino a Hamlet: “Algo huele a podrido en Dinamarca”. El problema es que Dinamarca parece estar inquietantemente cerca de nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s