Más historias febriles

La fiebre da para mucho: es cercana y molesta, persistente y pegajosa; asusta, porque disimula la verdadera razón del mal, aunque inequívocamente indique que algo falla en el cuerpo o en el sistema. Este largo invierno que ya dura más de cinco años está siendo pródigo en males de toda índole, y todos ellos cursan con subida de la temperatura.

Combustión espontánea

Empezó con un resquemor profundo que derivó en indignación y, posteriormente, en fiebre resistente. A las pocas horas, tan sólo quedaban unas breves cenizas en la Carrera de San Jerónimo.

Recortes

La epidemia asoló en pocos días la comarca. Aún hoy se escuchan las fantasmales protestas de quienes aguardaban turno en el consultorio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s