Aires de la Alameda

  1. Las mañanas de los sábados están hechas para caminar. Así debiera ser, y muy temprano, con las primeras luces, salir de casa, echar el cuerpo a la calle y tomar el pulso a cuanto nos rodea.
    Esta semana encontré como excusa la exposición de la colección fotográfica de la Hispanic Society of America que puede visitarse en el convento de Santa Clara, en los alrededores de la Alameda sevillana. Se trataba de una excusa burda, porque desde el principio lo que me llamaba era pasear la Alameda y su entorno. Así que, armado con la música del grupo Alameda, me eché a rodar.
  2. Share
    aires de la alameda
    Fri, Jun 20 2008 04:30:46
  3. Lo más llamativo, sin duda, es que no hay nadie. El barrio que revienta en las horas centrales del día y en una noche inmensa se muestra desierto en las primeras horas del día. Tan sólo quedan signos de una larga noche olvidados en algún zócalo, parejos a algún azulejo que informa de la bravura perdida del toro acuático que rodea Sevilla.
  4. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  5. El retumbar de los pasos sobre los adoquines es el protagonista, y el crujido que el viento araña de las copas de un naranjo que alguien plantó porque no podía soportar tanta piedra, tanta cal y tanto albero.
  6. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  7. Es la Alameda un barrio viejo que quieren que deje de serlo. Las aceras están limpias y los árboles sometidos a los estrictos límites de sus arriates. Hoy la Alameda es un ancho paseo funcional, repleto de veladores sobre los que se desparraman turistas y forasteros; sin embargo, las fachadas de algunos comercios conservan el sabor añejo del barrio popular que se resiste a desaparecer bajo la avalancha moderna. Una droguería, un taller mecánico, poco más queda.
  8. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  9. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  10. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  11. Los bares, corazón del barrio, siguen viviendo. Han trocado la vieja decoración de azulejos, las barras de madera y mármol, las sillas de tijera y la escueta repisa donde convivían soberanos, terrys, osbornes y caballeros por la funcionalidad de las lámparas halógenas y el tomate triturado, homogeneizado y pasteurizado; por el zumo de naranja natural de no sé sabe dónde; el camarero que no saluda ni comenta los últimos avatares de la noche ni tiene un cabo de tiza para hacer la cuenta ante el cliente. Son ahora apacibles establecimientos en los que reposar y desde los que contemplar la vida auténtica que fluye, si es que esa autenticidad vital sigue existiendo. Lo cierto es que, por más que tolderías o rótulos hablen de la antigüedad de los negocios, nada hay en ellos de lo que fueron.
  12. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  13. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  14. Junto a los viejos negocios transformados, junto a los agónicos supervivientes, comparten espacio locales nuevos que hablan del nuevo barrio, quizás de sus nuevas gentes, esas que duermen en las primeras horas del sábado en espera de que el día agonice.
  15. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  16. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  17. Pero mientras llega ese momento, las horas pasan lentas por una Alameda que ahora es limpia, moderna y funcional; una Alameda que se prepara para recibir al bullicio con su cara más hermosa y sus edificios remozados.
  18. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  19. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  20. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  21. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  22. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  23. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
  24. Es ahora la Alameda un lugar mejor, desde criterios objetivos. Es segura, limpia, divertida, moderadamente provocadora, vagamente contracultural. No obstante, quienes hemos caminado sobre su tierra y perseguido gatos entre sus bancos, quienes hemos aprendido que el escándalo no habita en las casas que rodean el paseo, sino que está en otras calles donde las proposiciones deshonestas no se aventan sin pudor, no la reconocemos como lugar propio. Le sucede a la Alameda lo que a tantos lugares de esta ciudad convertida en parque temático; esta ciudad que nos han arrebatado y en la que no podemos más que sentirnos individuos desvalidos, extraños a los que robaron el mes de abril y solamente dejaron las mañanas de los sábados
  25. Share

    Fri, Apr 20 2012 20:00:00
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s