Un paseo por la Avenida

  1. Sevilla tiene innumerables plazas; pero ninguna plaza. Las hay recoletas, escondidas, desgarbadas, decadentes, arboladas. En algunas el sol ciega al reflejarse en las fachadas; mientras que en otras la vergüenza obliga al disco luminoso a ocultarse tras la espesa vegetación. Hay espacios transitados por los pies de sus ciudadanos, aunque otros apenas son conocidos por unos pocos iniciados. Hay en la ciudad todo tipo de plazas; sin embargo, la más “plaza” de todas, la que cumple con la función de “plaza” donde la gente camina, mira, reposa, no es una plaza, sino una calle larga, que desde el corazón se derrama en el río.
    La historia de esta calle-plaza es reciente y antigua a la vez. Ha tomado diversas apariencias y recibido diferentes nombres -de Génova a Gradas, de Libertad a Queipo de Llano, de José Antonio a Constitución-, porque los avatares del tiempo han querido perpetuarse en ella y dejar su firma en una esquina, en una leyenda o en el alero de un edificio. No obstante, pese a ser calle o calles, el sevillano y el forastero siempre supo que en esta calle-plaza residía buena parte de la esencia de la ciudad. Y por eso en ella se vende y se compra, se reza, se grita y se espera.
  2. Los jóvenes
    Caminan, patinan o pedalean. A veces también esperan con paciencia una llamada, una respuesta, un príncipe de ensueño que porte en su mochila el elixir de la eterna juventud. Si nada es posible, un helado bien puede ayudar a olvidar que tampoco era hoy el día adecuado, que quizás mañana o pasado mañana la calle-plaza dará cumplida respuesta a sus esperanzas.
  3. Share
  4. Share
  5. Share
  6. Share
  7. Share
  8. Los no tan jóvenes
    Caminan despacio, midiendo cada paso, advirtiendo cada cambio. Es probable que cada esquina encierre un recuerdo, una historia que acaso habían olvidado. La calle es lugar de encuentros y desencuentros con gentes y edificios que son parte de la propia vida. La calle es más que plaza, es arteria, es vida.
  9. Share
  10. Share
  11. Share
  12. Share
  13. Los que se ganan la vida como pueden
    Y junto a jóvenes y viejos más o menos desocupados, pueblan la Avenida ejércitos de músicos, mimos, dibujantes, carteristas, mendigos, vendedores ambulantes, atareados ejecutivos de traje oscuro, curas, policías, fotógrafos de profesión o afición. Gentes de la plaza, de esa plaza que tienen Sevilla que no es plaza, sino calle abierta.
  14. Share
  15. Share
  16. Share
Anuncios

Un comentario en “Un paseo por la Avenida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s