Las razones de Jonás

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre,
y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Génesis.

A los tres días, el profeta fue arrojado sobre la arena para continuar su misión. Pensaba el Supremo Hacedor que en ese tiempo el díscolo y rebelde Jonás habría aprendido a respetar los designios divinos. Sin embargo, no contaba el Creador con que la melancolía se hubiese instalado en el alma del hombre. Ninguna mujer sobre la tierra era comparable con la salada belleza de espuma que coronaba la ola donde había entrevisto la verdad del amor. Aquella sirena, hermosa princesa del mar, lo aguardaba muy lejos de Nínive y Dios tendría que comprender sus razones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s