La realidad y el deseo

El cura que me enseñaba Filosofía en el año 81 fue el primero en hablarme de aquello que dijo Rousseau sobre la bondad natural del hombre. Al mismo tiempo, otro cura que intentaba enseñarme algo de Latín, me ponía para traducir frases lapidarias romanas: homo homini lupus est, por ejemplo.

Desde entonces me he encontrado entre la realidad y el deseo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s