Error de cálculo

Se confundieron. Con la última carga de fluido neurotemporal, la máquina del tiempo les había llevado a la Jerusalem de Herodes Antipas. La criaturita recién nacida, por tanto, siguió madurando, rozagante, aunque con una mirada lóbrega que helaba el corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s