Cura de humildad

A veces se instala el autor de blog en su propio mundo y olvida un par de verdades esenciales en esta cosa de la escritura en la Red: el enlace y la regularidad. Hoy me he dado cuenta de eso mientras probaba Reeder, una aplicación simple y elegante para leer feeds en sistemas Mac que he descubierto gracias a La brújula verde.

El programa en cuestión me ha permitido leer cómodamente las actualizaciones de los blogs que tengo en mi Google Reader y darme cuenta del mérito de quienes se esfuerzan casi a diario en aportar contenidos. Cada día repaso mi lista de blogs de cabecera, leo algunos artículos, comparto algo en las redes sociales que frecuento, comento también, en ocasiones. Sin embargo, he eliminado de mi rutina la publicación de una entrada sobre alguna cuestión leída en otros o una contestación o la continuación de un debate o la simple referencia. De manera no meditada, la acción de compartir a través de Facebook o Twitter ha sustituido esa costumbre. Como consecuencia, mi blog ha perdido regularidad y ha ganado en aislamiento. Ahora es más personal, sí, pero también menos interesante para quienes no me son cercanos. Ahora -he de reconocerlo- es menos blog, menos conversacional y más difícil de mantener con una cierta dignidad.

Por ese pecado, del que me arrepiento enormemente, me parece admirable que mis autores diarios casi siempre tengan algo que decirme desde sus páginas. Joselu, por ejemplo, es capaz de mantener mi interés por sus cosas de una manera regular; el Tigre Eduardo, curtido en mil batallas tecnológicas, me incita de vez en cuando a leer o a ver gracias a sus reseñas; Elisa consigue que me sumerja en su mundo de microficción; y Enrique Baltanás casi siempre me ofrece una reflexión, una recomendación, un nombre, algo que me interesa.

Son los anteriores solamente una muestra de mis blogueros de guardia, los más disciplinados en la cita casi diaria. Ninguno se dedica profesionalmente al blog y por eso son dignos de admiración. En este mundo de prisas y redes sociales urgentes son capaces de encontrar unos minutos para compartir aquello que les sucede, lo que piensan, lo que hacen. No esperan nada a cambio de sus esfuerzos, aunque no está de más que, a falta de un vaso de bon vino, se les pague con un comentario o una referencia al menos.

Hoy, mientras leía las actualizaciones de sus bitácoras, me he dado cuenta de que ya está bien de suspirar por la disolución de la esencia del blog. Lo que hay que hacer es seguir en la batalla o volver a ella. La cultura bloguera no ha muerto, tan sólo la había olvidado. Mea culpa.


Anuncios

2 comentarios en “Cura de humildad

  1. Qué decir, que me siento muy halagada por tu comentario y, sobre todo, orgullosa de que te interesen mis micros. A mí lo que me pasa es que ni Facebook ni Twitter terminan de engancharme, paso por allí de vez en cuando, pero me gusta la lectura reposada del blog y me aturden tantos enlaces y comentarios que soy incapaz de seguir. Y que soy voluble, pero intensa (o “seguía”) en mis pasiones, y el microrrelato me tiene el seso sorbido: los leo, los escribo, hago podcast y amigos con ellos, los leo en clase con mis alumnos…

    Pues nada, a ver si sigues/vuelves a la batalla, que siempre ha sido un placer leerte.

  2. Con las redes me pasa algo parecido, pero yo me empeño en participar en ellas, aunque todavía no sé por qué. Lo cierto es que también prefiero la “tranquilidad” del blog que el vértigo y la cierta inconsistencia de las redes.

    Y gracias por tus ánimos, aunque en realidad la entrada está escrita con segundas intenciones: recordar a los que abandonaron que esto todavía merece la pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s