¡Qué pinto yo aquí! o Manolete, si no sabes torear para qué te metes

Ya acabó el Evento Blog España 2010. Habrá que ir pensando en el del próximo año.

No me voy a dedicar a glosar las intervenciones, porque casi nada nuevo o interesante oí por allí. En cualquier caso, las etiquetas que en Twitter identificaban cada una de ellas es un buen camino para hacerse una idea de lo expuesto: #ebe10, #barrabesebe, #vidalebe, #blogsymedios, #intebe, #fumeroebe son algunas de las que transité entre la sorpresa y la sonroja, a veces. Si la revolución no será tuiteada, está claro que el Evento Blog sí lo ha sido y, por tanto, se encuentra bastante alejado de lo revolucionario.

Como casi siempre, voy a escribir sobre mí mismo, que es el núcleo temático donde me siento más cómodo. Fui al EBE porque me apasiona esa cosa de los blogs y la Red; pero nada más cruzar las puertas me di cuenta de que no era mi lugar. No me estoy refiriendo a una cuestión de edad, como los lectores malpensados podrían imaginar. Curiosamente, mi estatus de cuarentón no desentonaba demasiado en un lugar en el que, si bien dominaba el veinteañerismo 2.0, no era raro darse de bruces con canosos en camiseta y pañuelos al cuello. Ese no era el problema, aunque es posible que me hubiera sentido más integrado si no tuviera esta maldita alergia a los cuellos redondos y los tejidos decorados con lemas impactantes.

Mi verdadero problema es la limitación genética ante la actitud emprendedora. Y casi todo el encuentro ha girado en torno al ombliguismo emprendedor y la posibilidad de rentabilizar el esfuerzo dospuntocerista. Economía, empresa, gestión, dinero, éxito, mercado. Posiblemente soy un romántico que suspira por la cultura bloguera y, quizás, su poder para transformar la sociedad de una forma no transitada. Evidentemente estoy equivocado. Algunas cuestiones planteadas en la reunión, ciertamente, han versado sobre esos asuntos; pero si tuviese que resumir lo que me ha quedado del EBE10 lo haría con una única palabra: emprendedor. Y yo no lo soy; al menos no de esta manera.

La suprema expresión de esta disociación entre los que ponen su vida en el emprendimiento y los que, al parecer, nos dejamos llevar la encontré en la charla-show de Antonio Fumero. Su atractivo y nostálgico título -“La soledad del bloguero de fondo”- acabó siendo un despropósito sin sentido, una oportunidad perdida en unas formas provocativas que nada provocaron. Al hilo del discurso de Fumero, alguien del público pidió la palabra para aludir a la “superioridad moral del emprendedor sobre el funcionario”. Las dos Españas en versión #EBE10. Llámenme paranoico, pero creí apreciar la aquiesciencia del auditorio tras la brillante reducción al absurdo.

Después vino la Foto de Familia como broche final de la jornada, pero para entonces ya me había marchado. Esa ya no es mi familia y nada pintaba entre tanto emprendedor abnegado, baluarte de un mundo futuro, sin duda, más justo, igualitario y fraternal.


Anuncios

6 comentarios en “¡Qué pinto yo aquí! o Manolete, si no sabes torear para qué te metes

  1. Me temo que se creó un amasijo de ideas que, bajo el dichoso marbete de “emprendedor”, se colaron, y que son harinas de distintos costales: empresa, iniciativa, militancia, innovación…
    Algo falla cuando se le aplaude igual al “ciberactivista” de cuello blanco que te cuenta su opinión sobre la política de telecomunicaciones, al monitor de calle que reúne opiniones usando mecanismos de red social computerizada y al tipo que cuenta que se forró en 2.0 (sin decir cómo lo hizo) y, partiendo de la nada va a sembrar de empresas rentables el mundo. No hubo preguntas incómodas desde los distintos perfiles, ni de viva voz ni en Twitter.
    Desde ese punto de vista, hubiera dado igual si un huracán se hubiera tragado todo el aparataje, en la escena y en la sala, y lo hubiéramos cambiado por un cinematógrafo Lumière.

  2. Es verdad. Parece que nos hubieran cambiado las reglas del juego en mitad de la partida. Es posible que sea culpa de los que queremos seguir en una misma línea que nos satisfacía y satisface. Nos empeñamos en continuar, pero muchos han abandonado, mientras que han llegado otros que tienen diferentes perspectivas, hay nuevas herramientas, todo es tan rápido y multitarea… Ahora mismo, mientras te contesto, las ventanitas de Twitter me bombardean con información que tengo que procesar y discriminar. Me produce estrés. Puedo apagar, pero entonces tendré luego más estrés. En fin, igual arreglábamos algo volviendo a los orígenes, encontrándonos en eventos de blogueros-blogueros que publican porque sí, porque les da la gana, porque pueden y quieren. Probablemente seríamos pocos y costaría trabajo encontrar empresas-instituciones patrocinadoras, pero ganaríamos algo de felicidad y retroalimentación, feedback lo llaman algunos.

  3. Yo no he estado en ese evento. Pienso que pertenezco a los que todavía tienen mucho que aprender. Pero los uso y me son útiles.
    José María, creo que yo también soy un romántico de esto de los blogs. Me gustan porque no me estresan. Publico cuando quiero, cuando tengo algo que decir o que contar. Y ahí me quedo. Es verdad que la palabra emprendedor y negocio se empiezan a ver cada vez más asociadas a esto que nació con una vocación un tanto más humilde y, por supuesto, mucho más altruista. Lo tengo, lo cuelgo ahí para aquel al que le pueda interesar.
    Creo que esa debe seguir siendo la naturaleza propia de los blogs.
    Un saludo.

  4. Hola, Manolo. Al hilo de tu comentario, se me ocurre que sería bueno que naciera una alianza de blogueros no emprendedores, gente que no espera ningún tipo de rentabilidad de su actividad, ni económica, ni personal ni siquiera laboral. UNa especie de trinchera. De hecho, creo que debiera llamarse así, La Trinchera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s