Última tarde de verano

El viento acaricia, codicioso, cada centímetro de la piel.

Sensación de terciopelo.

Las conversaciones más dispares se confunden. Una radio que vomita música extraña asesina el silencio con tanto esfuerzo conquistado.

El rumor lejano del mar.

Un coche vierte sobre el paseo un fluido de colores y plásticos mientras un balón y una cometa huyen en la última tarde del verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s