Primer día: caprichos

Hay mucha ilusión acumulada que explota el primer día de la Semana Santa. Desde el mediodía una multitud se agolpa en el Parque de María Luisa para vivir en primera persona el comienzo de la fiesta. Porque también eso es lo que se puede encontrar en las calles de la ciudad: gente, globos, niños endomingados y risas junto a Cristos repletos de llagas y Vírgenes de mirada perdida entre mares de lágrimas. Caprichos de la primavera.

Muy pronto nos veremos sorprendidos por los caprichos ópticos y Rodrigo Díaz de Vivar, lanza en ristre, se pondrá a la cabeza del cortejo para llevar hasta el mismo centro de la ciudad a la Virgen de la Paz.

A medida que la tarde avance, si el viajero se mantiene atento, descubrirá con seguridad ciertas coincidencias sorprendentes. Forma y color pueden llegar a ponerse de acuerdo para unir en un nuevo capricho de la mirada un paso de Cristo y los cabellos de una niña.

Anuncios

Un comentario en “Primer día: caprichos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s