Hace pensar

Según parece, el 2009 será el año del microblogging. Rapidez, inmediatez, tengo prisa, te cuento lo que hago, ¿te interesa?, te pongo una foto, un enlace de algo que he visto mientras navegaba rápidamente de un sitio a otro. Frenético. He leído un largo artículo, pero antes de terminarlo escribo mi opinión sobre él. Esto es la nueva Internet, quien lo probó lo sabe. Yo tengo un muro. Y yo ciento cuarenta ladrillos para construirlo. Pínchame una canción, Dj, que te hago Blip, Blip, Blip. Sólo amigos o los amigos de mis amigos y, después, quizás, los amigos de los amigos de mis amigos. Al final, todos. Un muro para conectar el mundo, ladrillos para unirlos a todos, un muro para aislarse de otros muros.

¿Tiene sentido seguir manteniendo un blog? ¿Quién los lee? ¿Quién comenta? ¿Está muriendo el blog tal y como lo entendíamos antes? No parece, sin embargo… Tanta red social -todo es red social, caramba-, ¿deja tiempo para navegar fuera de ellas?

A mí me hace pensar.

Anuncios

6 comentarios en “Hace pensar

  1. Joder, José Mª, acaba de estar Paco21 en mi casa y estábamos hablando de eso mismo, prácticamente en los mismos términos que tú planteas. Los viejos blogueros van dejando de escribir: serán los nuevos los que tengan que dar sentido a esto de los blogs, o morirán.

    Salutem.

  2. A ver si, como en el cuento de García Márquez, de tanto decirlo acabaremos creyéndolo. Si esto se muere será por culpa nuestra, de quienes (no) escribimos y de quienes (no) leemos.
    Un saludo y feliz año (con o sin blogs).

  3. Ante todo, feliz Año Nuevo.
    Un poco de razón sí que tienes, Antonio. Los viejos blogueros, como dice Carlos, debiéramos conjurarnos: escribir y, sobre todo, leer. Las redes sociales son un buen invento, pero es una pena que vengan a destruir el mundillo blog. Al menos para los que somos inmigrantes digitales, el blog es una herramienta más atractiva, porque nos brinda el espacio y el reposo necesario. Facebook, por ejemplo, es interesante; sin embargo necesita que haya algo detrás: unos blogs que referenciar, unos videos subidos, contenido, en definitiva. Sin esos contenidos, sólo hay “estado”, cosa que tiene un interés relativo.
    Además, a veces se llega a situaciones absurdas. Hace unos días estuve cruzando mensajes con Mónica a través de Facebook hasta que nos dimos cuenta de que sería mejor darnos un telefonazo. ¡Caramba, tenemos tarifa plana!

  4. Feliz Año.
    Es cierto que la inmediatez y el querer abarcar más de lo que podemos nos lleva a situaciones ridículas como en la que me encuentro mientras escribo esto con una mano y con la otra me “atizo” un sangüich. Pero lo peor es el saludo rápido y la falta de profundidad y meditación previa, esto no es una sociedad de la información y la comunicación, no es más que una sociedad de cotilleo de mercadillo. Hasta ahora me he negado al twiteo, al facebook y no sé a qué más, con excepción de un minichat para saludar a los alumnos, poque yo no tengo un blog para captar comentarios, sino para proponerles tareas y facilitarles otras, enlazo a sitios donde ellos pueden encontrar algo de provecho, pero ni siquiera pongo enlaces a las redes sociales en las que estoy registrada. No soy una bloguera de las de antes y al parecer tampoco de las de ahora… aquí lo dejo, como prueba de las prisas por seguir viendo – apenas leyendo- otras cosas y de mal ejemplo.
    Saludos

  5. Pues… a mí me pasa igual.
    La blogosfera es algo más reflexivo y crítico, a la que hay que dedicar tiempo y atención (en mis buenos tiempos me llevaba toda una mañana…). Facebook es un patio de vecinos y twitter me sirve para mantenerme en contacto en un “aquí te pillo, aquí te mato” (gracias a twitter he llegado a este artículo, por cierto).
    Resultado: posteo menos en el blog, bostezo en el facebook, chismorreo en twitter y me entretengo con flickr…
    Pero desde luego, la blogosfera ya no es lo que era, creo que nos repetimos demasiado. 😉

  6. El ocaso del blog es una constante que se repite desde hace algún tiempo así como su sustitución por otros sistemas más inmediatos, más rápidos, más versátiles. En realidad, es difícil saber cómo y hacia dónde se mueven las tendencias en este mundo tan cambiante, pero lo que es cierto es que acabamos de llegar al blog, la mayor parte del profesorado no ha llegado a utilizarlo, no hemos, todavía, extraído todo su potencial como herramienta de enseñanza-aprendizaje… ¿Lo vamos a enterrar ya?
    Desde luego, para el trabajo didáctico apostamos por la profundidad del blog antes que por el machaqueo del Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s