Rumore, rumore

Fuentes bien informadas me han comentado que a la vuelta de las vacaciones encontraremos en nuestros centros educativos unos buzones similares a este.

Me dicen que la idea es mejorar la calidad de la enseñanza mediante el conocimiento de los elementos susceptibles de desestabilizar el sistema, tarea en la que toda la comunidad educativa debe estar implicada. No me han dejado muy claro en qué consiste la desestabilización a la que se refieren y que, a todas luces, está llevando al caos a nuestro modelo educativo. Sin embargo, tras charlar con unos y con otros, me atrevo a anticipar algunas actitudes que podrán ser denunciadas: negarse a utilizar un lenguaje adecuado a la igualdad de género, quejarse por el mal funcionamiento de la red corporativa, no emplear las herramientas informáticas oficiales, no calibrar y no homogeneizar los procesos de enseñanza-aprendizaje, no programar con claridad meridiana la forma en que se abordarán las competencias, etcétera.

Me dicen también que en las más altas instituciones educativas se habilitarán unas dependencias especiales en las que los individuos denunciados podrán defenderse de las acusaciones secretas recibidas. Como primicia, os muestro la puerta de entrada a una de ellas.

En fin, estas son las sorpresas que nos esperan cuando, cansados de tanta vacación, nos reincorporemos con alegría y entusiasmo a nuestros puestos laborales. No sé si a ustedes les pasará lo mismo, pero desde que me he enterado de estos rumores, estoy contando los días para hacer mi primera denuncia secreta. ¿Será verdad también ese otro rumor sobre la consolidación de un complemento económico a partir de un determinado número de denuncias? Si es así, espero que se trate de un porcentaje sobre el total del profesorado de cada centro y de un número absoluto. Me parece evidente que se tratará de un porcentaje, ya que en otro caso nuestros sindicatos habrían puesto a estas alturas el grito en el cielo para protestar por la desigualdad en el trato al profesorado.

Anuncios

4 comentarios en “Rumore, rumore

  1. Ya he visto algunos camiones sospechosos transportando las réplicas en plástico del buzón. Las puertas de defensa las están instalando en las delegaciones provinciales, pero son muy bajitas, para que haya que entrar genuflexo o incluso arrastrándose. Los representantes sindicales liberados han renunciado generosamente a sus vacaciones para ayudar en las instalaciones.

  2. Me gustaría saber, estimado Sr. Serna, si esos rumores a los que usted alude se refieren exclusivamente a su taifa o son extensibles a otras. Lo digo porque recientemente me he visto obligado, por mor de mejorar mi rendimiento laboral, a hacer ciertos desembolsos que me gustaría recuperar lo antes posible: entre las mentadas denuncias y las clases de refuerzo calculo poder solventar mi deuda en un tris.

  3. Es probable que otros taifas se sumen a la que dicen es experiencia pionera. De esta manera mi señor Don Carlos podrá resolver sus deudas con la manzana mordida. Y es que no aprendemos, después de lo que pasaron Adán y Eva sigue habiendo quienes muerden (la manzana) una y otra vez.

  4. ¡Ay de los adoradores/mordedores de la manzana! ¿No fue suficiente escarmiento lo de Adán y Eva? Y encima diréis que más allá de la espada flamígera de IBM los campos son mas blancos, digo verdes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s