Me traslado de instituto

Pues hoy me lo han confirmado y, entre pedante e irónico, me ha dado por escribir una despedida y cierre de estos últimos ocho años pasados entre tizas y pizarras, risas y enfados, bromas y veras, ausencias y presencias…

Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando.
Y se quedará mi huerto con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes el cielo será azul y plácido,
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y lejos del bullicio distinto, sordo, raro
del domingo cerrado,
del coche de las cinco, de las siestas del baño,
en el rincón secreto de mi huerto florido y encalado,
mi espíritu de hoy errará, nostáljico…

Y yo me iré, y seré otro, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido…
Y se quedarán los pájaros cantando.

Juan Ramón Jiménez, Poemas agrestes (1911).

Notas filológicas.-

(1) Donde dice ‘pájaros’, entiéndase amigos (masculino que incluye el femenino, precisión necesaria para que no se escandalicen las amigas).

(2) Donde dice ‘cantando’, léase ‘riendo, gritando, desayunando’ o cualquier otro gerundio de sentido equivalente. Incluso podría dejarse el mismo ‘cantando’, siempre y cuando sea “Fiel espada triunfadora”, “Popopopó”, la banda sonora de Piratas del Caribe o el “Chikichiki”.

(3) Donde aparece ‘huerto’ y ‘pozo’ pudiera aplicarse clave simbólica que sustituyese los términos por ‘rincón del Departamento junto a la ventana’ y ‘taza’, respectivamente.

(4) En la segunda estrofa, sustitúyase ‘campanas del campanario’ por ‘sirena’.

(5) Interprétese la tercera estrofa en clave docente, estableciendo las necesarias y obvias correspondencias de los términos ‘morirán’ por ‘olvidarán’ (en el sentido cernudiano del término, evidentemente) y ‘pueblo’ por ‘centro’, con la intención de trascender la circunstancia concreta del autor y recontextualizar el sentido del poema.

(6) Repárese en lo atinado del último verso de la tercera estrofa en el que se alude a la pervivencia nostálgica de quien se va, pues nadie se va definitivamente (i.e. ‘Lola, reina mora’, ‘José Carlos’ y tantos otros que comparten conversaciones habituales de aquellos que permanecen, impasible el ademán).

(7) Téngase en cuenta que el término ‘nostáljico’ aparece a la manera juanrramoniana, y debiera pronunciarse con sonido fuertemente velarizado que refuerce la hondura del sentimiento de quien abandona un espacio físico y, sobre todo, humano, en el que ha crecido como profesor y, ante todo, como persona.

(8) Adviértase el contenido dramatismo de la estrofa que cierra el poema, en la que se asume la marcha hacia lugares desconocidos que no podrán ser ‘hogar’, pues ese futuro viene marcado por una triple carencia (árbol, pozo, cielo). Sin embargo, dicho acontecimiento negativo se ve compensado por la certeza del canto eterno y persistente de los pájaros. El mundo está ordenado. Los pájaros prevalecen.

Anuncios

9 comentarios en “Me traslado de instituto

  1. Entre tantas notas “nostáljicas” habrá que hacer un hueco a la felicitación por haber conseguido lo que se pretendía, ¿no?

  2. Pues claro que hay espacio para la felicitación, Juvenal, lo que sucede es que no puedo evitar estar algo tristón. Han sido muy buenos años los que he pasado en mi centro actual y el cambio, quizás, me llega algo más pronto de lo que pensaba, pero es que hay trenes que pasan una vez y si no te subes a ellos ya no puedes hacerlo.

    Carlos, sinceramente lo siento, pero no me voy a tu instituto. Ahora que lo pienso, podría haber sido una buena opción, sin embargo me dejé llevar por la inercia irracional del que no quiere salir de su ciudad. Quizás en futuros concursos de traslado, cuando convenza a mi costilla de que es una buena idea recuperar mis raíces extremeñas…

    Antonio, no cambio mucho en lo geográfico, la verdad, aunque me acerco un poco más a casa.

  3. Te he seguido en tus cuitas blogueras pero aún no te había dejado comentario alguno. Ahora al ver que te vas cuando casi, gracias a nuestras batallas italianas, empezábamos a intimar me da bastante pena y porque además me pongo en tu lugar y comprendo tus sentimientos contradictorios. Espero que siempre podamos vernos y reunirnos “in vino veritas”! (nótese exclamación a la inglesa)

  4. Desgraciadamente no he compartido tantos cursos con usted, como profesor, como me hubiese gustado, lo único que me gustaría decirle es que al igual que Marcell Proust con la repostería, siempre me evocará una sensación especial la novela Peter Pan, se descubre mucho de esta obra al leerla más maduramente, y que no por undécima, sino por muchas más veces, recordaré el curso que tuve el gran placer de tenerlo a usted como profesor.
    No sólo en el departamento su marcha provocará tristeza.

    P.D: sin ánimo de resultar muy pedante, espero capte lo que subyace bajo “undécima”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s