Pigeek

Hoy he estado hablando un ratillo por teléfono con mi amiga Mónica. Como es tan buena y perspicaz, se ha dado cuenta de que atravieso una pequeña crisis cibernáutica, de modo que se le ha ocurrido regalarme un asunto sobre el que reflexionar y, llegado el caso, escribir. Me ha dicho:

– Oye, tú, ¿por qué no localizas una palabra que defina tu relación con la tecnología y la tradición?

En realidad no han sido las anteriores sus palabras, pero sí responden a la idea, que es lo importante. El caso es que dándole vueltas al asunto he llegado a la conclusión de la necesidad de recurrir a la composición léxica, porque no hay otra manera de localizar una palabra que aluda a la manía obsesiva por los cacharritos tecnológicos de hoy y, al mismo tiempo, por los cacharritos tecnológicos de otra época. En última instancia se trata de querer diferenciarse del resto, de ser algo especial.

Se me ha ocurrido que un término apropiado para definir a personas como yo podría ser el de pigeek, composición de ‘pijo’ y ‘geek’, evidentemente. ‘Pijo’, porque sigo usando y acumulando estilográficas con las que escribo -con tintas de colores no habituales, por supuesto: Havana, Florida blue, South Sea- en libretas Moleskine. Y ‘geek’ porque me pierdo por el último artilugio y no puedo evitar instalar y pelearme con todo software que llega a mis manos. Esta última manía comienza a preocuparme, ya que en los últimos años he instalado y desinstalado no sé cuantas distribuciones Linux diferentes: Mandrake, Fedora, Red Hat, Suse, GuadaLinex, Vector, Knoppix, Mandriva y, últimamente, Ubuntu que, definitivamente, ha sustituido lo que quedaba de Microsoft en mi casa. Pero la incoherencia de mi geekismo me ha llevado a alternar el software libre de mi PC fijo con un precioso Mac blanquito, que es -creo yo- el equivalente informático a Moleskine. Así es el pigeek: se pierde por aquello que se sale de lo normal y, por ejemplo, cuando todo el mundo hace fotos con su móvil o con cámaras diminutas, él se pasea orgulloso con una mochila cargada con una reflex digital, varios objetivos, flash, trípode y filtros. Incorregible.

Me decía mi amiga Mónica que mi actitud no era nada especial, sino que la compartían varias personas más de nuestro entorno. Y es que esto de ser pigeek está muy extendido, tanto que quizás haya que dejar de serlo para seguir siéndolo (y espero que se capte la pedante y traída por los pelos referencia a Lampedusa), por lo que pienso que sería muy útil aventurar una definición con vistas a una futura inclusión en el DRAE.

Pigeek.
(De ‘Pijo’ y ‘Geek’)

Dícese de la persona que busca la distinción mediante el uso alternado de herramientas tecnológicas antiguas o actuales más o menos exclusivas. Es también habitual que intenten tender puentes entre las tecnologías actuales y otras tradicionales; por ejemplo, escuchar tangos de Gardel en una iPod, escribir un blog sobre estilográficas, hacer fotografías digitales imitando procesos químicos antiguos o cualquier otra actividad que no esté excesivamente extendida. Los ‘pigeek’ suelen abandonar algunas de sus aficiones o herramientas en el momento en que se hacen populares.

Technorati Tags: ,

Anuncios

5 comentarios en “Pigeek

  1. Sin conocerte aún en persona, debido a importunas circunstancias en uno u otro lugar, he de decir que me cuadra mucho esa etiqueta que te has puesto con lo que de ti leo.

    Y, como me ha gustado el palabro, me lo aplico también a mí, aunque con un epíteto: soy un pigeek haragán. Me quedo con la Moleskine y el Mac, y paso de las plumas y del Linux, que dan mucho trabajo.

    Esto es, ni chicha ni limoná, como me pasa con todo en esta vida, me quedo a medio camino.

    Salutem.

  2. Bueno no me disgusta el palabro.
    Al anterior comentarista le diremos que en parte es “gestor de la idea” pues, sin saberlo, me lo inspiró. Fue más la evidencia de las semejanzas que una mente preclara, no se asusten.
    Mi confesión de pigeekismo:
    Comparto la pasión estilográfica (Pelikan me pierde), me gustan los cuadernos (Moleskine, de cosido japonés y un largo etcetera), me he pasado a ubuntu, mi ipod alterna la ópera, el fado y la copla, hago fotos digitales y mi costilla viaja a la esquina con una mochila de fotógrafo de guerra, con reflex digital y química, apunta en su moleskine con una Parker con tinta blueblack…
    Definitivamente somos pigeeks.

  3. Bueno, no te equivoques, Carlos, la opción por Linux es también propia de haraganes, tal y como yo la entiendo. Está uno tan entretenido cambiando de distribución y enredando con la maquinita que no queda tiempo para dedicar a eso tan aburrido de corregir exámenes. Con las estilográficas sucede algo parecido; hay que cargarlas, limpiarlas, encontrar colores de tinta maravillosos, encargarlos e ir a recogerlos a la tienda.

    Me alegra que no le disguste el ‘palabro’, cara amica, y aún más que sirva para aludir a la realidad por vos sugerida.

  4. Caro amico:
    Este fin de semana he estado, de nuevo, de Jornadas; esta vez ha tocado Valencia de las Torres y de tema, “La mujer en la Baja Extremadura”.

    Adivina, adivinanza:
    ¿dónde tomaba notas uno de los conferenciantes?
    ¿qué portátil inmaculado le acompañaba?

    basia milia

  5. Casualidades de la vida, he encontrado este artículo sin conocer el blog.

    Te diré que comparto en gran parte tus aficiones, y que pensaba que nadie más estaría en mi situación, pero ya veo que estaba equivocado.

    Tengo 19 años y estudio ingenieria industrial, me gustan mucho las ciencias, y las matemáticas.
    Pero por otro lado la historia me parece imprescindible, así como la literatura y el arte.

    Más concretamente, soy un amante de las estilográficas y de los relojes. En cuanto a los últimos nada puedo hacer (almenos por ahora), solo tengo ojos para Breguet, Vacheron-Constantin, Patek Philip etc…
    Pero si me he comprado varias plumas, y por suerte he recibido algunas de regalo. Claro que visto que la mayoria sobrepasa los 300 no puedo comprar más que unas pocas poquísimas xD.
    Me gustaría poder echarle el guante a esta antes de fin de verano :
    http://www.pensinasia.com/classic_platinum_plated_fp-faber_castell.htm

    En fin, dispongo de una Parker Sonnet, una MB 144, una Aurora Hastil, Faber-Castell Ambition, y si todo va bien esta. Además puede que reciba una MB 145 en octubre ^^, y en diciembre tiene que caer algo (ya pienso en Visconti, Pelikan, Lamy, Waterman .. agh).

    En cuanto a agendas, MOLESKINE !!! Libretas Clairefontaine, papel especial para escribir de esta misma, de Conqueror…, buf.

    Si pones random en mi iPod, puedes perfectamente escuchar a Iron Maiden tras un nocturno de Chopin.

    Me encantan los videojuegos, los gadgets y los pcs, aunque no tiendo a gastar mucho en esto, prefiero invertirlo en cosas “más duraderas” ya sabes.

    Y bueno, en cuanto a literatura, leo esencialmente historia, novela histórica, biografias, fantasía épica, mucho de la época medieval, y hasta libros de economía (me encanta estar al día), pasando por ciencias.

    Aunque tampoco me gusta todo, por ejemplo les tengo una antipatia crónica a los móviles, no quiero tantas funciones, solo llamar. Como tu dices, prefiero llevar la cámara con todos los armatostes XD.

    Sigue así !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s