Redacted

Acabo de ver Redacted, la última película de Brian de Palma en la que se sumerge en el maremagnum iraquí. Es de esos filmes que te dejan triste, no ya por lo que cuentan -que es terrible e indignante- sino porque el espectador se queda con la culpable sensación de que ha asisido a una denuncia que lo único que moverá será su propia conciencia. Y haría falta algo más que remover conciencias. O sería necesario que las conciencias removidas provocaran actos, que no se perdieran en la memoria tras unos días, que no se limitase a un rasgamiento de vestiduras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s