¿Por qué no soy un blogfesor?

Hace ya tiempo que Mario Núñez lanzó la idea que se convirtió en Manifiesto del Blogfesor (y de la blogfesora, para ser coeducativo y respetuoso como lo es el propio Manifiesto). Desde entonces han sido muchos los que se han sumado y los que usan la palabra para definirse y situarse en este espacio de locos, enorme y caótico, variopinto y desordenado que es la blogosfera. Por la mayoría de quienes se autodenominan blogfesores y blogfesoras siento un respeto y una admiración tan grande que, sinceramente, me está costando un enorme trabajo escribir estas líneas, ya que no quisiera que las malinterpretaran y las considerasen una crítica o burla. No responden a esa intención, sino más bien a la sana envidia de quien quisiera ser o sentirse como ellos.

Pero es que yo no soy, ni he sido, ni creo que seré jamás un blogfesor. No encajo en ese Manifiesto, porque cada vez creo menos -o me da más miedo, quizás- en el uso habitual de los blogs en el aula. Me parece que no tiene mucho sentido guiar de cerca, acompañar tanto al alumnado en la creación y mantenimiento de sus blogs. Uno escribe su bitácora para hablar de lo que le interesa, para contar sus preocupaciones a otras personas, para conocerse a sí mismo, para probarse en el juego de la escritura y la comunicación o para sabe Dios qué cosas más. Eso está muy bien y es lo que hace indispensables las bitácoras, que yo las entiendo como proyección de su autor en un sentido amplio de la palabra ‘proyección’ e, incluso, ‘autor’. Desde este punto de vista, la figura del profesor que está detrás de ese autor de blogs, respirándole en la nuca mientras le susurra que tenga cuidado con la ortografía y la construcción de su discurso, que trate ciertos temas, que enlace de determinada manera, que escriba sobre esto o aquello, me parece que adultera la idea de bloguero en la que yo me he formado.

Lo anterior no quiere decir que haya renunciado a presentar a mis alumnos qué es un blog. Al contrario, cada año lo hago, y con sumo gusto. Hablo sobre las bitácoras, sobre sus posibilidades, les enseño cómo crearlas y cómo debieran escribir en ellas, paseamos por unas y por otras para que vean ejemplos. Y después me retiro y dejo de seguirles la pista. Me consta que algunos han continuado con su blog durante un tiempo, que otros lo han abierto después, que algunos -pocos- se han convertido en blogueros regulares y disfrutan con la comunicación en la Red. Pero los que siguen hoy con sus bitácoras han aprendido ellos solos, porque su profesor no convirtió el blog en una materia de clase, sino más bien en una actividad complementaria, una posibilidad más de las muchas que se nombran en el aula a lo largo de un largo curso, que quizás sirvió para descubrirles en qué podrían emplear su tiempo.

Es posible que mis reticencias a usar el blog en el diario de clase se deban al miedo. Miedo a perder tiempo que dedicar a contenidos más tradicionales o a los riesgos que pueda suponer la exposición del adolescente a la vida virtual. Y miedo también a darme de bruces con la escritura, las preocupaciones y los contenidos que interesan a mis alumnos; miedo a mi incapacidad para hacerles comprender cuál es la esencia del blog como herramienta de comunicación. Ya se sabe, ojos que no ven… Pura cobardía, en definitiva.

Hay bastantes item del Manifiesto que comparto al cien por cien, pero creo que son aquellos que me convierten en bloguero a secas, no en blogfesor.

[tags]tic, educación, enseñanza, blogfesor, edublog, blog[/tags]

Anuncios

5 comentarios en “¿Por qué no soy un blogfesor?

  1. Ya ves, José Mº, a mí tampoco me me dio nunca por hacerme blogfesor. A mí lo que me ocurre es que el tal manifiesto me pareció desde el principio un credo, y a mi edad son ya pocos credos los que me quedan.

    Salutem.

  2. Estimado José;

    Estoy totalmente de acuerdo con tu perspectiva. Cuando pienso en el blogfesor ideal, pienso en lo que acabas de describir en esta entrada. Los blogfesores efectivos son facilitadores del proceso de aprendizaje y saben cuando deben “desaparecer”de la vida del estudiante. Los blogfesores no enseñan, esencialmente aprenden. Es por eso que los blogfesores ideales terminan convirtiéndose en anti-blogfesores. Para ellos solo existe el aprender y ven el enseñar como una gran ilusión y engaño. Gracias por compartir tu manifiesto del anti-blogfesor.

  3. Quizá un día debiéramos hablar en profundidad de los miedos que asaltan a los profesores en lo que al uso de las nuevas tecnologías se refiere.

    Si tus alumnos conocen tu blog sabrán tomar ejemplo y te ahorrarán la engorrosa tarea de evangelizar.

  4. Coincidimos una vez más, José María. Y quiero complementar tus reflexiones con la cura de humildad que recibí ayer, durante un curso que impartí a asesores de CAPs sobre las posibilidades de WordPress MU para los docentes. Hubo mucho entusiasmo, sí, pero también reticiencias y matices muy bien planteados. Entre estos últimos, el que hizo un profesor de Matemáticas: que la intervención de los alumnos en blogs tiene sentido en aquellas áreas más relacionadas con el proceso de escritura y el trabajo sobre textos escritos.

  5. Yo creo que depende del enfoque que se le dé al blog. Yo no creo que uno de los objetivos educativos sea convertir a la peña en blogueros, eso el que le gusta, llega solo y antes que nosotros.
    Yo no uso el blog de mi aula como blogfesora, yo soy maestra y uso un blog de aula como uso el cuaderno de dos rayas, la pizarra y el bolígrafo.
    Es una herramienta más.
    También trabajo con ellos el tratamiento de imágenes, el vídeo digital y mil cosas más. No por ello soy videoprofesora, tuxpaintfesora, photoshopfesora ni impressfesora…
    Ni siquiera considero que el blog sea imprescindible, pero me está siendo muy útil para que aprendan un montón de cosas que les van a venir muy bien. Lo disfrutamos conjuntamente.
    Sobre manifiestos, pues no, porque en cuanto firme algo ya no puedo sacar los pies del tiesto, y eso hay que hacerlo cada poco tiempo, porque siempre hay algo que podemos mejorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s