Día de Difuntos: Don Juan Tenorio

El Día de Difuntos ha estado asociado en nuestro país durante muchísimos años a la representación de Don Juan Tenorio (manuscrito), de José Zorrilla. La presión anglosajona parece haber sustituido nuestra tradición teatral por celebraciones más consumistas y cinematográficas, como son las fiestas de Halloween y sus referencias al cine de terror adolescente. Pero no está mal que recordemos, al menos una vez al año, al gran canalla redimido por amor en su hora final.

Os dejo a continuación un corto animado que he encontrado por esos mundos de Dios sobre el mito de Don Juan:

Y, por supuesto, la larga relación de sus correrías:

Pues, señor, yo desde aquí,
buscando mayor espacio
para mis hazañas, di
sobre Italia, porque allí
tiene el placer un palacio.
De la guerra y del amor
antigua y clásica tierra,
y en ella el emperador,
con ella y con Francia en guerra,
díjeme: «¿Dónde mejor?
Donde hay soldados hay juego,
hay pendencias y amoríos.»
Di, pues, sobre Italia luego,
buscando a sangre y a fuego
amores y desafíos.
En Roma, a mi apuesta fiel,
fijé, entre hostil y amatorio,
en mi puerta este cartel:
«Aquí está don Juan Tenorio
para quien quiera algo de él.»
De aquellos días la historia
a relataros renuncio:
remítome a la memoria
que dejé allí, y de mi gloria
podéis juzgar por mi anuncio.
Las romanas, caprichosas,
las costumbres, licenciosas,
yo, gallardo y calavera:
¿quién a cuento redujera
mis empresas amorosas?
Salí de Roma, por fin,
como os podéis figurar:
con un disfraz harto ruin,
y a lomos de un mal rocín,
pues me querían ahorcar.
Fui al ejército de España;
mas todos paisanos míos,
soldados y en tierra extraña,
dejé pronto su compaña
tras cinco o seis desafíos.
Nápoles, rico vergel
de amor, de placer emporio,
vio en mi segundo cartel:
«Aquí está don Juan Tenorio,
y no hay hombre para él .
Desde la princesa altiva
a la que pesca en ruin barca,
no hay hembra a quien no suscriba;
y a cualquier empresa abarca,
si en oro o valor estriba.
Búsquenle los reñidores;
cérquenle los jugadores;
quien se precie que le ataje,
a ver si hay quien le aventaje
en juego, en lid o en amores.»
Esto escribí; y en medio año
que mi presencia gozó
Nápoles, no hay lance extraño,
no hay escándalo ni engaño
en que no me hallara yo.
Por donde quiera que fui,
la razón atropellé,
la virtud escarnecí,
a la justicia burlé,
y a las mujeres vendí.
Yo a las cabañas bajé,
yo a los palacios subí,
yo los claustros escalé,
y en todas partes dejé
memoria amarga de mí.
Ni reconocí sagrado,
ni hubo ocasión ni lugar
por mi audacia respetado;
ni en distinguir me he parado
al clérigo del seglar.
A quien quise provoqué,
con quien quiso me batí,
y nunca consideré
que pudo matarme a mí
aquel a quien yo maté.
A esto don Juan se arrojó,
y escrito en este papel
está cuanto consiguió:
y lo que él aquí escribió,
mantenido está por él.

Ciertamente no es un ejemplo de lo políticamente correcto, pero es que la Literatura y sus mitos son otra cosa.

Anuncios

4 comentarios en “Día de Difuntos: Don Juan Tenorio

  1. Efectivamente, políticamente incorrecto a tope. ¡Pero a ver qué escritor de hoy en día es capaz de componer una tirada de versos como éstos!

    Me alegra, José María, que hayas publicado una reivindicación tan aguerrida de nuestras tradiciones. Felipe Zayas hizo ayer algo parecido.

  2. Gracias!
    Llevo días renegando de tanta presión halloweenana y constatando cómo el paso de los años ha hecho desaparecer a Don Juan de los primeros días de Noviembre. ¿Han sufrido el mismo destino cruel los buñuelos de viento y los huesos de santo?

  3. Me temo, querido amigo, que el viento del oeste se llevó los buñuelos y la ceniza en que se convirtieron los huesos de santo. Es férrea la dictadura cultural anglosajona y mucho más cuando se combina, en el terreno gastronómico, con el culto al cuerpo esbelto. Sic transit gloria mundi.

  4. Pues habrá que “echar raíces” allá donde exístan tradiciones más razonables aunque dietéticamente imposibles.
    Tal vez este viento del oeste venga propiciado por el colegio de odontólogos… ¿o no son más gravosas las consecuencias el atracón de golosinas que unos humildes buñuelitos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s