Me acuso de ver spaghetti western

Héroes y villanos de mirada fría, duros y sin moral aparente; movimientos pausados hasta la exasperación que en un instante se disparan al compás del sonido de los revólveres; escenas largas que van del primerísimo plano al gran plano general o a la inversa; música; manierismo. Eso es el spaguetti western en el mejor de los casos.

fewdollars01

La secuencia con la que se abre esta entrada es también la que inaugura el filme Hasta que llegó su hora (1968), de Sergio Leone, y me parece que en los pocos minutos que dura incluye buena parte de los caracteres que definen el género, sobre todo si se compara con otra escena inaugural que se ha convertido en punto de referencia del western clásico de Hollywood, la que inicia Solo ante el peligro (1952), de Fred Zinnemann.

La tensa calma con la que los forajidos de Solo ante el peligro esperan a su jefe se lleva a su extremo con la gota de agua, la mosca y el silencio imperante en la cinta de Sergio Leone. La soledad del malvado es la misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s