Cuando yo era feliz y desinformado

cara letrasAntes -ya, casi, fábula de fuentes, que diría Guillén- yo era una persona bien informada: compraba el periódico y lo leía, asistía al nunca suficientemente bien valorado espectáculo de la información televisiva y radiofónica, discutía con unos y otros sobre lo leído y no llegábamos a ninguan conclusión digna de ser recordada. Después sumé a las costumbres anteriores la consulta de determinadas webs con la intención de multiplicar los puntos de vista sobre la actualidad. Ahí no quedó la cosa, ya que la explosión de la blogosfera me afectó en el año 2003 y a la información convencional sumé la que provenía de las perspectivas individuales que leía en un buen número de bitácoras. La sobredosis informativa alcanzó niveles preocupantes en el momento en que descubrí Bloglines y, más tarde, Google Reader: las fuentes ya aludidas se multiplicaron de manera delirante. Como consecuencia, me faltaban horas en el día para charlar con quien pillaba sobre tal o cual noticia y, además, me apareció un curioso tic en el ojo izquierdo bastante más molesto para quienes me miraban que para mí mismo. No podía mantener el ritmo de lectura, charlas de pasillo y escritura de blogs así que tomé una drástica decisión: eliminé la lectura de periódicos -que, por cierto, habían aumentado tanto su grosor y peso que me provocaban unas tremendas agujetas en los brazos-, me conjuré a no pulsar el interruptor de la televisión y la radio, reduje dramáticamente las fuentes de mi Reader, abandoné las conversaciones sobre cuestiones de actualidad que llegaban a ningún puerto conocido y limité la escritura regular a un par de blogs. Mi vida mejoró sustancialmente. ¡Hasta mi esposa notó el cambio!

– Te noto más imaginativo. -me comentó en una ocasión.

Y es que había recobrado la felicidad del ignorante.

Sin embargo, la semana pasada todos mis esfuerzos comenzaron a irse al garete. Apareció Público y me lancé a por él, como si de una llamada ancestral se tratase. He encontrado en la nueva publicación aspectos que me agradan -se lee en una hora u hora y media, pesa poco, ciertas colaboraciones, cierta ideología expresada de manera directa- y otros que no tanto -un viso amarillista en el formato, un exceso de radicalismo en algunos colaboradores, un dejarte a medias en ciertos temas-, aunque no quiero dedicar esta entrada a opinar sobre el nuevo periódico, sino a expresar mi desazón al comprobar que su aparición ha supuesto una regresión en mi cruzada por la desintoxicación informativa que padezco.

– Hola, me llamo José Mª y… soy un adicto (explosión de lágrimas al darme de bruces con mi propia realidad).

ManipulateDe buenas a primeras me encuentro con un debate en torno a la monarquía o la república, con el referendum propuesto por ese señor que vive en el norte, con que no sé quién de la jerarquía eclesiástica protesta porque se conceda más dinero a las madres solteras, con el debate sobre la Ciudadanía y los libros de texto que de ella se ocupan, con el posible cisma del PSOE, por la actitud de la oposición, con el debate entre si sería deseable un gobierno para los ciudadanos en vez de un gobierno para los territorios y con más y más temas candentes que mi cerebro es incapaz de retener y procesar.

Y aquí ando en este momento, escribiendo sobre estas cuestiones leídas en un medio, contrastadas con otros de signo diferente, pulsadas con amigos y compañeros por la mañana. Fijaos hasta qué punto ha llegado mi recaida que esta misma mañana seleccioné el dial de la COPE para ver cuál era la postura de Jiménez Losantos. Y mientras todo esto sucede en mi interior, la mujer con quien comparto la vida me dice:

-¿Qué te pasa? Te noto raro.

¡No voy a estar raro! ¡Si es que hay una conjura nacional para acabar con mi frágil felicidad!

Anuncios

Un comentario en “Cuando yo era feliz y desinformado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s