Los ojos y el amor (o el sexo o ambas cosas, pardiez)

Después de leer una noticia en la que se hace constar que los hombres miramos primero la cara y después otras partes de la anatomía femenina he comprendido la fijación de los poetas por los ojos de la mujer, cuando de amor se trata. Por ese motivo, supongo que mi divino paisano Gutierre de Cetina escribió el que es, probablemente, su poema más conocido:

Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué, si me miráis, miráis airados?

Si cuanto más piadosos,
más bellos parecéis a aquél que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.

¡Ay, tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.

Los ojos que enamoran, como sabéis, suelen ser claros, de lo que da buena cuenta otro paisano, Bécquer, tanto en sus Rimas como en alguna de sus Leyendas.

La poesía en forma de canción, como es lógico, ha incorporado el uso de los ojos verdes que atraen al hombre hacia la cárcel de amor. Rafael de León (siguiendo con los paisanajes), por supuesto (aunque también me gusta mucho esta versión a salto de mata recogida por adrdesign en su canal de Músicos callejeros):

Ojos verdes,
verdes como,
la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes
con brillo de faca
que se han clavaito en mi corazón.
Pa’ mí ya no hay soles,
lucero, ni luna,
No hay más que unos ojos que mi vida son.
Ojos verdes, verdes como
la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.

La música pop no ha olvidado los ojos claros como podría esperarse de una propuesta con vocación de diferenciarse de la tradición, y así se habla en el tema Moriría por vos, de Amaral:

Será el champagne,
será el color de tus ojos verdes
de ciencia ficción,
la última cena para los dos
pero esta noche moriría por vos.

Aquí los ojos verdes tradicionales se actualizan al apuntar al ámbito de la ciencia ficción. Son tan increiblemente hermosos que se diría irreales, de ciencia ficción, como hipérbole. Claro que yo siempre he pensado en Milla Jovovich cuando escucho esta canción y supongo que la culpa la tiene El Quinto Elemento: ojos verdes y ciencia ficción en estado puro. De esta manera, no entiendo la referencia a los ojos como una hipérbole, sino más bien como un muy concreto tipo de ojo-mar.

Milla Jovovich-Glamour04

Pese al festín de ojos verdes y azules que la historia de la literatura nos presenta, de vez en cuando, los textos nos demuestran que ojos de otro color también son capaces de enamorar: Carmen, la morenaza romántica (caramba, otra paisana) y, por ejemplo, los del personaje a quien alude el tema de Fito & Fitipaldis:

No quiero estrella errante,
no quiero ver la aurora
quiero mirar tus ojos del color de la cocacola.

Y está bien, porque tanto ojo claro acaba cansando y, como dijo aquel, en la variedad está el gusto. Claro que si después de la tremenda castaña de post que os he largado me decís que no estáis de acuerdo con la noticia de partida, entonces apaga y vámonos.

Anuncios

7 comentarios en “Los ojos y el amor (o el sexo o ambas cosas, pardiez)

  1. Eso de que el amor entra por/desde los ojos es un tópico más de la literatura clásica. Aquí te dejo como ejemplo este hermoso verso de Propercio, elegíaco latino:

    “Cynthia prima suis miserum me cepit ocellis”.

    Tengo algunos ejemplos más, incluido el que traes de Gutierre de Cetina, en mi web de tópicos clásicos ().

    Salutem.

  2. Y, ¿por no ser paisano?, has silenciado el garcilasiano “De aquella vista pura y excelente/salen espirtus vivos…” y algún que otro ejemplo de los divinos antecesores…

    Claros u oscuros, he de confesar que, aunque uno no celebre como de adolescente algunas de las gloriosas gracias que ahora asoman por la calle con la primavera, sigue recibiendo, todavía como entonces, el virote de ballesta de una mirada femenina que lo conturba.

    Y, de hecho, soy felizmente preso de un par de ojos azules como pocos en mi vida vistos.

  3. No me acuses, Mi muy querido Juvenal, de “nacionalismo”, que ya sabes que no voy por ese camino. Es simplemente que a medida que escribía la entrada me percataba de la casualidad del paisanaje. Como sabéis tú, Carlos y cuantos otros visitantes ilustrados de este humilde blog el tema de los ojos es amplísimo y podrían citarse mil y un ejemplos, pero las reglas del género obligan a decantarse por unos textos, dejando en la recámara otros.

    Por cierto, ya que andamos en declaraciones de reos de ojos claros he de decir que, como en tu caso, yo también soy prisionero del cielo hecho mirada.

  4. Hermoso recorrido por letras e imágenes. A mí me dio por unos ojos café, que nunca vi. Nunca, pero…

    Tristes ojos café

    Si son cafés los ojos,
    ¿la pasión los hace rojos?

    Si la tristeza los llena,
    ¿se desvisten con la pena?

    Si melancolía los llama,
    ¿qué dejas al que los ama?

    Tristes ojos café,
    no los vi y los amé.

  5. bueno en primer lugar
    buenas noches o tardes …para mi milla es una idola yo creo que soy su fanatika ya que interpreta muy bien a alice de resident evil…es muy bella mas de un pretendiente tiene que tener jiji…bueno le deseo lo mejor a ella y a los creadores de resident evil…aiozZ

    carla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s