Pasear por el cementerio

IMGP2975No es un chiste, de verdad, pero la paz y tranquilidad que se respira al pasear entre tumbas es difícil de igualar. Es verdad que no vale cualquier cementerio, que hay que decantarse por aquellos que nos sean lejanos en el sentimiento para que el dolor o el recuerdo no enturbie el momento. Supongo que por eso disfruté tanto el breve pero intenso paseo por entre las calles de Pere Lachaise (visita virtual para quien no haya tenido la posibilidad de visitarlo), en París.

Poca gente se aleja del centro de la ciudad para rendir homenaje a Abelardo y Eloísa, a Apollinaire, a Miguel Ángel Asturias, a Sara Bernhardt, Bizet, Modigliani o tantos otras personas conocidas o desconocidas que decidieron reposar bajo la lluvia de París. Algunas, incluso, antes de morir parecen tener claro que será allí donde reposen, al menos eso da a entender la primera tumba con que nos topamos. Ydir Amazit lo tiene claro, tanto que ha decidido preparar el que será su último lugar. Impresionante.

IMGP2958

Pero no es Pere Lachaise un lugar que visitar exclusivamente para rendir tributo a artistas y personalidades. Es, por encima de eso, un parque y un museo de esculturas maravillosas, algunas realmente impactantes.

IMGP2973

IMGP2971

Otras sepulturas, sin embargo, son sencillas: una losa cubierta de musgo, una cruz tallada y una luz muy especial en el atardecer de uno de esos días luminosos al parecer tan escasos en la Ciudad Luz.

IMGP2968

Conviene que el visitante de Pere Lachaise camine con los ojos bien abiertos y se ejercite en la lectura de lápidas y mausoleos si no quiere perderse inscripciones tan curiosas como la que puede encontrarse en el enterramiento de un tal Robertson, muerto el 2 de julio de 1837.

IMGP2966-1

En fin, que en París, como en cualquier otro lugar, la muerte compite con la vida por encontrar un hueco en la retina, en la memoria y en el corazón del visitante. A mí me conquistó la muerte, en Pere Lachaise, en los Inválidos, en algunas capillas de Notre Dame o de San Eustaquio. La muerte de quienes se entierran en París para no ser olvidados.

Anuncios

Un comentario en “Pasear por el cementerio

  1. Aunque con menos prosapia, hay un cementerio en La Coruña (capital) con unos panteones bellísimos. Lástima que no recuerde su nombre y que los vigilantes no me permitieran sacar fotos (según ellos necesitaba un permiso municipal, aunque me sonó a rollo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s