¡Avergüénzate de lo que eres!

Muy amablemente, los responsables del Centro de Profesores de Tomelloso, en Ciudad Real, se pusieron en contacto conmigo hace unas semanas para invitarme a impartir un Taller de Radio destinado al profesorado de la zona. Sin la menor duda, acepté. No podía imaginar que mis jefes considerarían que no debía asistir a dicho taller.

Como resulta evidente si se mira un mapa, la distancia entre esta Sevilla mía y Tomelloso no hace posible dar clases por la mañana en el Instituto, viajar hasta el Centro de Profesores, dar cuatro horas de taller y volver a mi casa para, en la mañana temprano, salir de nuevo hacia el Instituto y seguir dando clases. Todo esto un par de veces. Por ese motivo solicité a mi Delegación el permiso correspondiente según el único concepto que me pareció aproximado a la situación. Hoy me han contestado:

Recibida en este Servicio solicitud de permiso de D. José Mª González-Serna Sánchez, para asistir como ponente a un curso, le informo que según la circular de 6 de abril de 2005 de la Dirección General de Recursos Humanos sobre permisos y licencias, desarrollada por la Instrucción 3/2005 de 15 de junio de 2005, de la Delegación Provincial de Educación de Sevilla, por la que se establecen los criterios sobre permisos para realizar estudios sobre materias directamente relacionadas con la función pública, este tipo de permisos está contemplado para participar como discente en actividades de formación, en ningún caso podrán concederse para impartir ponencias, ofrecer recitales…

Por todo ello le informo de que deberá realizar una nueva solicitud de permiso para estos días en la modalidad de asuntos particulares sin retribución.

Y lo firma un señor con mando en plaza.

Vamos, que no.

Ante la respuesta negativa me he estado planteando a lo largo del día varias reflexiones, creo que de relativa enjundia. Podría mentir, solicitar permiso para asistir al taller como discente y, si el Centro de Profesores que me invita accede, aportar después la certificación de asistencia. Una vez allí, con mi permiso oficial en el bolsillo, transmutarme de discente en docente, como por ensalmo. De esta manera podría dar el curso, no perjudicaría a aquellos que han pensado en mí como ponente y mis jefes de Delegación salvarían la cara de la Administración. Sería una estrategia que podríamos denominar posibilista, pragmática. Lo único que me costaría es renunciar a algún que otro principio, como el de negarse a mentir sobre lo que se es y lo que se sabe.

Otra opción es aceptar la sugerencia de la frase final y solicitar un permiso por asuntos particulares sin retribución. Esto me plantea dos reflexiones más. La primera es que no considero que impartir un taller sobre radio escolar a profesores de la enseñanza pública española sea un asunto particular. Más bien creo que se trata de un asunto directamente relacionado con la función pública puesto que nace de mi experiencia e investigación en el aula y su objetivo es la aplicación en el aula. Podría entenderlo si trabajase en un banco, por ejemplo. Entonces sí, pero no es ese mi caso.

Y también hay que tener en cuenta la cuestión económica. Para poder impartir el taller he de renunciar a dos días de sueldo. Es cierto que me lo van a pagar, ¿pero qué me pagan? Evidentemente las ocho horas de duración del taller, el desplazamiento hasta la localidad y el alojamiento. En ese pago va incluido el trabajo previo que un ponente realiza que, en esta ocasión, son las tres semanas que llevo dándole vueltas a cómo dar el taller, buscar materiales, preparar la presentación y demás actividades que os podéis imaginar. Si a lo que me pagarían le resto lo que mi Delegación me descontaría por no asistir a mis clases esos dos días, ¿os parece de recibo?

No sé como lo verán ustedes, pero yo no soy un apóstol de las TIC en la enseñanza. Este es mi trabajo, me gusta y disfruto con él. Lo comparto desde hace muchos años con quien me lo pide y con quien se lo encuentra y lo utiliza sin ni siquiera agradecerlo. No tengo ningún problema en eso ni espero obtener beneficios económicos, pero todo tiene un límite y lo que no voy a tolerar es que me tomen por imbécil más allá de lo que habitualmente lo hace mi Administración Educativa, que ya es bastante.

Todo esto no me sabría tan mal si a los gerifaltes de hogaño no se les llenara la boca y los bojas de decretos sobre sociedades del conocimiento, programas educativos, propuestas para la mejora de la enseñanza, pruebas de diagnóstico y expresiones como “redes de profesorado” o “investigación en el aula” o “trabajo compartido” que, a la postre, acaban estando vacias de significado porque los que tienen la posibilidad de incentivarlas no lo permiten con sus actuaciones administrativas.

En fin, probablemente estaré exagerando y este largo post nazca de la rabia del que se siente como un peón al que se le exige atender el establo por las mañanas y dedicar el resto de su tiempo libre a seguir trabajando de buen grado y con espíritu GPL por la causa educativa. Ese, creo yo que es uno de los problemas de la educación en Andalucía y supongo que en el resto de España, que todo el chiringuito se sustenta en el heroísmo de sus trabajadores. A este paso, muy pronto los héroes por obligación y convicción se acabarán cansando. Hoy yo estoy un poco más cansado que ayer, aunque mucho menos que mañana, me temo.

Pero os pido que olvidéis todo lo anterior, que son palabras hijas de la rabia (La rabia, coño, paciencia, paciencia, como cantó Silvio Rodríguez). Volved a vuestros teclados, seguid sacando tiempo de donde no lo tenéis, impartid cursos por las tardes, formaos en vuestro tiempo de ocio, investigad con el alumnado, leed, escribid blogs, estableced redes docentes, aprended en y con vuestros grupos de trabajo, escribid algún artículo si podéis, poned vuestros materiales de clase a disposición de todos. Sed héroes de los de verdad, de los que no esperan nada a cambio, porque de vuestro trabajo depende la enseñanza de este país de todos los demonios.

Anuncios

7 comentarios en “¡Avergüénzate de lo que eres!

  1. Ítem más: si las tarifas del CEP son las de costumbre, no es que no te compensen las horas de trabajo, es que le pierdes un dinerito. Y dejarse la pasta porque te vas de crucero en Octubre, vale, pero encima por trabajar…
    Coño, ¿no podían decirte que lo hicieras sin cobrar, y así “solamente” caen en saco roto las horas de prepararte la ponencia? Cuando le toca a un jefecillo inaugurar unas jornadas de mierda -o no-, lo hace en sus horas de trabajo y se lleva, como mínimo, “el detalle”.

  2. Créeme, camarada: sé de lo que hablas. Hasta el momento he elegido la opción Perder Dinero. Más adelante, quién sabe. ¿En Finlandia hay muchas plazas de Dibujo?

  3. Estamos en periodo pre-electoral. Quizá debías justificar esas ausencias para asistir a mítines en calidad de cheer-leader o como simple aplaudidor. Lo formativo no mola.

  4. Realmente kafkiano.
    Mi pregunta es… ¿hacía falta que solicitaras el permiso a tan alta instancia?
    En mi caso, me hubiera bastado con decírselo al equipo directivo y santas pascuas. Me hubieran dicho que sí, gustosamente.
    ¡Qué raro todo!

  5. Pues que suerte tienes, Lu. Yo llegué al despacho para solicitar el permiso y me pusieron delante el formulario para pedirlo a Delegación. En ningún momento se barajó otra posibilidad. Y es que hay Centros y Centros.

  6. He llegado a tu blog por casualidad, buscando en google información sobre el CeP de Tomelloso. Y al leer este post me he dicho: pues qué pena, porque el ponente que buscaron fue un desastre. He de decir que hubo dos ponentes, un periodista de radio que fue vergonzoso lo que nos explico y lo que No se preparó (para él los más de 50 euros por sesión fueron de más) y otro, Ramón Castro, que sólo tuvo una ponencia y que nos enseñó cosas interesantes.

    En fin, que comparto lo que dices, que la Administración es como es. Ánimo, un saludo, Montse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s