Tu quoque, Europa

A través del siempre interesante Carlos Cabanillas y de Chiron Web, proyecto virtual sobre el mundo clásico en el que participa, he dado con el blog de Pastrix, una bitácora escrita íntegramente en latín y en la que he comprobado cómo esas quejas que compartimos muy a menudo sobre las dificultades que la enseñanza en la actualidad nos presenta no son exclusivas de nuestro país, ni de nuestros gobernantes, sino más generales.

Pastrix cuenta de manera muy sintética en Miseros magistros, uno de sus últimos post, la situación en una escuela de Lutetia (París, ¿recuerdan?) que no es más que un ejemplo de la enseñanza general en Francia, perdón, en la Galia, aquella que estaba divisa in partes tres: escasa dotación económica, masificación, falta de profesorado, indociles discipuli et discipulae (como ven, también en latín pueden respetarse las normas de escritura no sexista) y lacrimosas cenas entre profesores que se dedican a hablar una y otra vez de lo que se encuentran cada mañana. Como ven, todo muy conocido, nihil novum sub sole. De hecho, creo que un magister romano que se llamaba Aurelius Didacticus ya se quejaba en la Cena Trimalchionis de que con ese Nerón la enseñanza en Roma ya no era lo que en un tiempo fue.

Anuncios

2 comentarios en “Tu quoque, Europa

  1. Bueno, lo del latín creo que es como montar en bicicleta: nunca se olvida del todo. Además debes tener en cuenta que estoy casado con él, por lo que si hay dudas tira uno de costilla y se acabó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s