Alea jacta est

Pues, como era de esperar, esos planes de trabajo de los que hablé en el último post y algunos otros que no mencioné, no se realizaron. Todos los años me sucede algo parecido: llegan estas vacaciones y pienso que podré ponerme al día de esto o aquello, que leré tal libro, que prepararé aquel documento que llevo meses retrasando. Al final se me sube el nivel de incienso en sangre y me lanzo a la calle a ver pasos, nazarenos, bandas de música, vendedores de globos, gentes varias, bulla, capillitas, cristos y vírgenes, yo que sé, el mare magnum de esta ciudad en el arranque de la primavera. Siempre es igual. Y es que la Semana Santa me puede.

Yo soy un sevillano en el exilio, condenado por propia voluntad a vivir en uno de esos barrios del extrarradio, que cada año por estas fechas recupera su ciudad, su barrio del centro, los recuerdos de la infancia y la adolescencia. La Semana Santa es para mí una forma de recuperar lo perdido, porque cada imagen, cada paso, cada esquina a la que llego está vinculada a mi propia vida. Soy un capirotero, que es como llamamos por aquí a los que anualmente recuperamos el pasado para hacerlo presente por una semana.

Este año he querido dejar constancia virtual con un fotoblog que solamente tendrá sentido durante unos días al año. Como ustedes podrán comprender, con tareas como esta me ha sido imposible trabajar en cuestiones serias, útiles, pragmáticas. Para eso tengo el resto de los días del año, pienso ahora.

Anuncios

2 comentarios en “Alea jacta est

  1. No has parado, pero echo de menos a los “armaos” de la Macarena. Este año los pude ver en primera fila, por la calle Parras y no llevaba la cámara. El atuendo y los rostros de cada uno merecían … iba a decir un carrete entero… con la fotografía digital no sé que término de medida utilizar.. ¿una tarjeta entera?
    Yo puedo resistir en casa hasta que oigo la primera banda, después, el ambiente me arrastra. Mi marido no me acompaña, porque es de fuera, mi hija se me ha independizado, afortunadamente he encontrado la compañía de mi hijo que se me ha hecho coleccionista de estampas y medallas varias y hemos disfrutado de lo lindo.

  2. Yo, que tengo sangre granadina en las venas, con las imágenes del fotoblog he revivido también mi infancia, cuando de chica mi padre me llevaba a ver a los nazarenos. Los años han pasado y Granada queda lejos del rincón costeño catalán en el que nací y vivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s