Nativos vs Inmigrantes digitales

Mi buen amigo Jesús (que todavía se resiste a sacar su propio blog), incansable buscador de referencias en torno a la brecha digital y a esa diglosia tecnológica a la que ya me he referido en alguna ocasión, me ha enviado por correo (electrónico) un enlace muy interesante. Se trata de la traducción (un poquito regular, bien es cierto) de un texto de Marc Prensky en el que plantea la brecha existente entre discentes nacidos y criados en la era digital y docentes llegados a dicha era a bordo de pateras virtuales. El texto se me antoja, quizás, algo integrado, que diría Umberto Eco, pero creo que es una buena excusa para reflexionar sobre este posible nuevo choque generacional y cómo puede influir en la práctica docente.

Anuncios

Un comentario en “Nativos vs Inmigrantes digitales

  1. Apareció en la lista del grupo de trabajo 2 del SIDAR (sobre accesibiidad en la Red), e hice un comentario a vuelatecla, que adjunto:
    Quizá me esté deslizando hacia un offtopic, pero me pregunto hasta qué punto
    los “nativos” dominan la “lengua electrónica” en su totalidad (o mayoría) de
    variedades dialectales.

    No me cabe duda de que los universitarios y recién egresados de carreras
    técnicas o bien tecnificadas dominan con soltura el uso de la Red para la
    obtención de información trascendente e incluso la trivial y cotidiana.

    Sin embargo, a mí y a muchos compañeros que trabajan con adolescentes en
    etapas obligatorias nos ocurre que vemos alumnos que se manejan con una
    soltura pasmosa en un chat lúdico (o manejan el celular a velocidades de
    vértigo), sin embargo son incapaces de seguir las instrucciones para subir
    un post en un weblog didáctico, o, como me ocurrió recientemente, tardan
    media hora en seguir las instrucciones, explicadas y puestas en la pizarra
    (de tiza analógica) para introducir en su barra de navegación el botón de
    enlace con el Diccionario de la Real Academia Española. De esta masa
    heterogénea de adolescentes luego se depurarían los “verdaderos nativos”,
    frente a los “inmigrantes de segunda generación”.

    En una intervención que tuve, denominé a este fenómeno “diglosia
    electrónica”, digamos para abreviar que sería una especie de bilingüismo
    asimétrico en el que el inmigrante (también de segunda generación,
    aparentemente nativo) maneja con soltura la lengua familiar, mientras que la
    lengua de vehículo social más amplio apenas la domina para recibir órdenes,
    indicaciones sencillas y manejo de tareas muy rígidas.

    Como de costumbre, arrimando el ascua a la sardina de los discursos
    sociales, pero ¿qué opináis?

    Repito aquí la cuestión, por si se tercia discutir….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s