Pues va a ser que no…

Os contaba hace unos días que teníamos que decidir si mi Centro participaba en la convocatoria TIC de este curso. Ha sido que no.

Ni por asomo nos hemos acercado al 75 % exigido por la Junta, de manera que no tiene sentido participar en la convocatoria. Por un lado me ahorro el trabajo de redactar un proyecto creíble en tan poco tiempo; pero por otra parte me molesta soberanamente la actitud de mi Claustro ante cualquier tipo de innovación que suponga alterar en lo más mínimo su idea de enseñanza, si es que hay tal. Lo cierto es que actitudes tan contrarias a todo acaban por hacerte perder la ilusión por tu trabajo, sobre todo en situaciones como la nuestra, en la que no se iba a solicitar una dotación competa del Centro, sino unas pocas aulas que permitieran al profesorado que está por la labor, poner en práctica sus ideas y ganas de cambiar en algo la forma de realizar su trabajo.

Yo no soy un “integrado”, no creo que el uso de las TICs sea la panacea educativa, pero disto mucho de las posturas apocalípticas que tuve que escuchar en la sesión del Claustro en la que se tomó la decisión. La integración parcial de las TIC en la práctica docente se me antoja una necesidad y su utilidad me parece indiscutible, pese a todos los problemas que puedan encontrarse, por lo que creo que es algo que no debiera consultarse a los Claustros, sino que la Administración es la que tendría que decidir la conveniencia o no.

Me ha resultado muy curiosa la actitud de ciertos Departamentos, porque habéis de saber que no son precisamente los de Humanidades (Lengua, Historia, Dibujo, Filosofía, Administrativo hemos votado mayoritariamente a favor) los que más se han opuesto a la participación, sino aquellos que, sobre el papel, parece que pudieran tener una mayor vinculación con las TIC, aunque sea nominalmente.

Una última anécdota que no me resisto a compartir con vosotros es el caso de una compañera que se ha deshecho en elogios de lo bien que funciona la experiencia TIC en el Centro en el que estudia su hija, pero que, a la hora de votar nuestro caso, se pronuncia en contra. Una demostración más -es posible- de que uno de los problemas de la Eseñanza Pública sea que su profesorado no cree en ella.

En fin, son las cosillas que tiene este trabajo.

Anuncios

14 comentarios en “Pues va a ser que no…

  1. Esto que cuentas me suena mucho, José María, e indica con claridad cómo están las cosas entre el profesorado. Al menos, el claustro de tu instituto es sincero, porque en otros, se apuntan a un bombardeo, pero luego abandonan la nave a la primera de cambio.

    Estoy de acuerdo contigo en que no debe haber ordenadores en todas las aulas, sino en unas pocas que utilicen los profesores que lo deseen con sus clases. Creo que todos los alumnos deberían pasar por esas aulas de vez en cuando para acostumbrarse a utilizar las nuevas tecnologías no sólo con el fin de aprender mejor, sino también por el hecho de que van a tener que saber usarlas en su futura profesión y en sus vidas cotidianas.

    No me extraña, por otro lado, que sean los departamentos más cercanos a las nuevas tecnologías los que se inhiban más, quizá porque piensen que van a tener que trabajar más si hay ordenadores en las aulas. La verdad es que los profesores ya estamos cargados de trabajo y de tensión, pero siempre he creído que la curiosidad intelectual y creativa es consustancial a nuestra profesión, y las nuevas tecnologías son un mundo nuevo lleno de atractivos de todo tipo. Yo empecé en esto por curiosidad, y ahora estoy “atrapado”, pero me lo paso en grande.

  2. No sé cuáles son los motivos por los que en tu claustro se han opuesto. A mí personalmente -soy profesora de Lengua- me hubiese gustado mucho que en el mío se hubiesen solicitado dos o tres aulas TIC. Ahora bien, el equipo directivo ha desechado la idea, por razones que considero bastante razonables:
    En primer lugar está la cuestión del mantenimiento. No sólo lo caro que resulta, sino lo difícil que es conseguir encontrar personas que estén dispuestas a venir al centro con la suficiente celeridad cuando surgen problemas. Nuestra aula de informática lleva un mes sin funcionar y no hay manera de que nos atienda nuestro técnico habitual.
    En segundo lugar, no contamos con ningún profesor con un nivel suficiente de conocimientos como para desempeñar el papel de coordinador del proyecto. Por lo que nos han dicho, este puesto, además de la formación previa, conlleva una gran cantidad de trabajo. La administración confía en que en todas partes haya un manitas informático que le saque las castañas del fuego, pero eso no es siempre así. Si quiere técnicos debe formarlos y liberarlos de las clases el tiempo suficiente como para atender a la nueva tarea.
    Nuestro centro es pequeño, somos pocos profesores y no nos sobran, como en otros, tutores para atender la biblioteca o las pendientes. Al contrario, varios jefes de departamento, de forma rotatoria, tienen que ejercer al mismo tiempo la tutoría. Es decir, estamos bastante cargaditos de trabajo, sólo la burocracia necesaria para poder controlar la disciplina nos asfixia.
    Creo que proyectos como este no deben basarse en el voluntarismo y que es una irresponsabilidad dotar a los centros de medios bastante costosos y no de los recursos necesarios para mantenerlos. ¡Si no tenemos dinero ni para que el aspecto de los institutos sea presentable cómo vamos a mantener cien ordenadores!
    Mi hija estudia en un centro TIC público y, después de la inversión realizada. el uso de los ordenadores es mínimo. Las pantallas son una molestia para poder ver la pizarra, los ratones desaparecen y el típex decora las torres.

  3. Las posturas “apocalípticas” a las que me he referido se pueden agrupar en dos bloques: aquel en el que la idea central es el deterioro seguro del material por parte del alumnado, y aquel otro que hace referencia a la imposibilidad de agotar los temarios si se utilizan las TIC de manera asidua. No faltan también los que opinan que el esfuerzo en formación del profesorado supera con creces los trabajos de Hércules y, por supuesto, los que se niegan a apoyar el proyecto porque supone utilizar “eso de Linux”. Como ves, Alejandro, hay variedad.
    Respecto a lo que plantea Elisa, creo que no le falta razón en ciertas cosas, pero creo que también es cierto que se exageran otras y que el “radio macuto” que ha funcionado por mi Centro -ese dicen que le ha dicho uno que conozco que es profe en un centro TIC, que el mantenimiento de los equipos es la leche- ha convertido la simple posibilidad de dotar 4 de las 42 aulas en un toro difícil de lidiar. Supongo que el mantenimiento puede ser costoso, pero para eso se aumenta la dotación económica anual del Centro. También supongo que será verdad el aumento de carga de trabajo para el profesorado que formaría el Equipo TIC, pero eso es algo que depende de los profesores que voluntariamente se han ofrecido a formar parte de él y a dedicar su tiempo a llevar adelante el proyecto. Repito que, con una propuesta como la que llevábamos, nadie que no quisiera tendría que pisar un aula TIC, pero el alumnado sí podría beneficiarse de las mismas en distintas asignaturas.

  4. Las posturas “razonables” las comprendo todas, pero si la especie humana se hubiera dejado llevar siempre por la diosa Razón, ya no existiría, porque se habría suicidado colectivamente hace mucho tiempo. Éste es un país de quijotes que luchan contra las adversidades echándole mucha imaginación y mucha paciencia, y Andalucía ha tenido muchos a lo largo de su historia.

    Yo creo que la enseñanza de las nuevas tecnologías es fundamental en cualquier centro educativo, y me remito a los hechos de la nueva sociedad en que vivimos. Por tanto, cualquier instituto tiene que tenerlas como algo prioritario. Si el claustro no quiere ni verlas, es que algo no funciona bien en ese claustro, y está fuera de la realidad. Y la enseñanza no puede estar fuera de la realidad, porque entonces se queda estancada. ¿Que hay problemas? Pues claro, como en todo. Y ¿cómo llamamos a las personas que no quieren enfrentarse a los problemas? Disculpad el tono que empleo, pero es que todo está tan claro…

  5. Más triste ha sido en Extremadura que sin consultar a nadie inundaron todos los centros de ordenadores los quisieras o no…, las programaciones de la mayoría de departamentos que conozco tienen el apartado referente a la utilización de las TIC por elaborar y en muchos institos están los equipos muertos de risa deteriorándose , en mi instituto han robado dos torres este año y no se toman medidas, en fin habría mucho que contar…

  6. Mi caso ha sido diferente: he llegado en septiembre a un insti al que le habían aprobado el proyecto. Me enteré en el claustro de principio de curso. ¿Que a todos nos da cierto miedo lo nuevo? Es verdad. Pero hay algo que no entiendo. Nos dotan de nuevos recursos para poder tener una herramienta más para enseñar (cada cual que la utilice como vea) y no entiendo la queja. Precisamente cuando nos estamos lamentando hora tras hora de que los alumnos no nos aguantan diez minutos de rollo seguido y hay que ir cambiando de actividad. A mí, personalmente, me hizo mucha ilusión. Cambiaron mis perspectivas respecto a los años que me esperaban en este centro. Además, no hay que ser muy listo para ver que es el rabioso presente, resistirse mucho más tiempo a esto no es más que ser un inconsciente y me parece un fraude. Enseñar hoy día es enseñar incorporando los medios, yo lo veo muy claro, el medio es significado, como decía aquel. Si alguno no está muy puesto es muy simple, metes dos términos en google y tienes cien sitios que te dan información y gente como vosotros que te ofrecen lo que van aprendiendo. Es simplemente genial. Tienes mil sitios donde te inician con el guadalinex que no es más que saber el nombre nuevo de los programas que sirven para lo mismo de siempre… En fin… Todavía no tenemos internet en mi centro, sí, es desesperante, pero había niños que no sabían ni poner una tilde con el ordenador y al menos ya han utilizado un procesador de textos. Y cuando llegue internet puede ser estupendo. Yo me estoy haciendo blog para cada curso y recopilando recursos para enlazar, y me sorprendo de haber recuperado un poco de ilusión que (no digo que no esté justificado) pero a veces nos falta a los que enseñamos. Por no hablar de la ansiedad (buena) por todo lo que me queda por aprender. Ánimo a todos, que no nos desanimen nuestros compas (yo también tendría mucho que contar). Caboclo, si en tu centro no se han dado cuenta de que tienen una mina contigo y que deberían aprovecharla es que trabajas en la ONCE, con perdón.

  7. Lástima que los centros sean tan homogéneos: lamentos y diatribas contra el alumnado y críticas a pedagogos, cursos de formación y logses en general. A la hora de la verdad, escurrir el bulto y ver la paja en el ojo ajeno. ¿Qué puede tener de conflictivo disponer de algunas aulas informatizadas?. Este año estoy en un centro “Cutric”. Los ordenadores se encuentran en las fotos de los manuales de tecnología. Sin embargo, en un curso de cuarto de ESO con 32 alumnos (vid. ratio), la respuesta ha sido fenomenal al explicarles cómo funciona un blog y proponerles crear uno colectivo. Por ahora, les estoy colocando los textos yo mismo, hasta que les proporcione sus contraseñas de usuarios con derecho a publicar. Véase http://tallerderedaccion4b.acelblog.com/. Para enseñar, deberíamos aprender de los chiquillos alguna vez, por los menos, sus ganas. Un saludo a la blogosfera, de un profe de lengua.

  8. Lo siento mucho Jose Maria. Espero que en la proxima convocatoria los profesores de tu centro decidan buenamente apuntarse al tren de las TIC, sobre todo para que la brecha digital entre los alumnos y profesores de Andalucía no aumente. Porque no es lo mismoser alumno del IES de Aníbal que del tuyo. Pero mucho más grave es la enorme brecha digital que se está abriendo entre las diferentes Comunidades Autónomas. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid no tenemos la posibilidad de ser centro TIC. Yo estoy trabajando ahora mismo en un ordenadotr viejo donado por Ibercaja. las diferencias, como ves, son enormes.
    ¡para que no aumente la brecha digital!
    un cordial saludo
    josé

  9. Aunque yo he comenzado mi edublog este curso y tengo mucho que aprender, te comprendo perfectamente porque me ha pasado lo mismo que a ti, me he sentido señalada como excéntrica o rara, mis compañeros ni siquiera lo han abierto (me refiero a mis compañeros de departamento), porque ‘ no han tenido tiempo’ y ya no te digo los demás. Ánimo, un saludo cordial y solidario.

  10. Por favor, no uséis blogs con alumnos. He visto unos cuantos y da pena ver cómo escriben. Es una puñalada contra todos los profesores, porque algo de culpa tendremos.

  11. Un porcentaje significativo de compañeros de nuestra profesión está bastante quemado, sólo ve en los alumnos lo negativo, lo poco que saben y sienten vergüenza. Mirad a vuestro alrededor y veréis en todos los sitios y en todas las profesiones mediocridad y superficialidad. ¿No es así la sociedad de hoy en día? Por ello animemos a nuestros alumnos a trabajar con ilusión y ganas, y nosotros los profes hagamos un esfuerzo por mantener viva nuestra hermosa labor. ILUSIÓN QUE NO FALTE !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s