Violencia contra la mujer

Hoy, 25 de noviembre, se celebra el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Gracias al blog del IES As Mariñas de Betanzos he podido enterarme de la razón por la que se celebra precisamente hoy, pero no quiero contribuir a la sensibilización sobre esta terrible tragedia con un simple enlace; por eso he colgado en mi fotolog tres de las imágenes que algunas conocidas mujeres de nuestro país se han hecho por este motivo: Maribel Verdú, la belleza maltratada, Genma Cuervo, con la que tanto nos hemos reído, y Ángels Barceló, informadora creíble. Porque todas las mujeres son víctimas potenciales de la violencia física o psicológica, del acoso familiar, laboral, social.

También quisiera compartir con vosotros un mal relato que escribí hace ya mucho tiempo sobre esta cuestión. Perdonadme el atrevimiento.

Con mis ojos de nieve

Uno. Dos. Tres.

¿Te acuerdas de cuándo nos conocimos? Cada vez que te miro, suelo recordarte así, lejana, como entre brumas, indefinida. Caminabas por el mundo como si el mundo no estuviera hecho para ti. Para Girondo serías casi como una pluma. La levedad, la esencia de la etereidad. Así eras para mí.

Uno. Dos. Tres.

El tiempo nos envolvió, nos arropó con su manto mientras nos mirábamos a los ojos. Fue un instante en el que el armiño cubrió nuestras sienes ¿Ya no te acuerdas del momento en que apartamos las miradas? Casi todo había cambiado. No nos habíamos dado cuenta porque no supimos leer las pistas. Fuimos como dos ciegos que chocaran de repente el uno con el otro.

Uno. Dos. Tres.

Nos golpeamos, despertamos y contemplamos. Mi cuerpo estaba poblado de soledad. El tuyo, roto, herido en su centro, lastrado, quizás también solo. No sé, ahora me parece que desaprovechamos el momento de volver a mirarnos para amarnos con ojos de nieve. Creo que perdí la oportunidad de amarte como ángel caído.

Uno. Dos. Tres.

Y ahora estás ahí, vuelves a mirarme como solías, con los ojos abiertos como ventanas, como espejos en los que compruebo mi ruina. Yo te amé y quizás aun te ame, por eso no soporto verte como ahora eres, por eso prefiero contemplar tu quietud, serena, distante. Tu palidez de madonna arrepentida.

Uno. Dos. Tres.

¡Qué lástima que la última imagen que guarde de tí esté atravesada por ese hilillo de carmín que cuelga de tus labios! ¡Qué lástima que ya no puedas tocarme con tus dedos! A modo de despedida besaré una vez más tu rostro, besaré cada una de las tumefacciones de tu cara.

Uno. Dos. Tres.

Un día te amé. No lo dudes jamás. Y creo que todavía te amo.

 

Anuncios

Un comentario en “Violencia contra la mujer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s