¿Por qué muere un blog?

Dead Playing guitar La muerte tocando guitarra_small.jpgHoy es Día de Difuntos. 2 de noviembre.

Como profesor de Literatura Española que soy, debería celebrar la jornada con algún fragmento del Tenorio. Sin embargo, me está pudiendo mi lado oscuro -el bloguero- y el cuerpo me pide escribir sobre la muerte de las bitácoras. Porque los weblogs mueren, y lo hacen a diario, como demuestra el rastro de cadáveres-blogs sin actualizar desde hace meses o años que encontramos apoco que nos tomemos el trabajo de visitar algunos de los directorios o servicios de alojamiento más populares.

Algunos, bien es verdad, nacen ya muertos, otros sufren la muerte súbita del lactante, los hay que languidecen durante un tiempo, a veces largo. También podemos encontrar los de vida esplendorosa que se acaban suicidando. Envejecen, sufren enfermedades, resurrecciones, incluso. Es posible que todos conozcamos proyectos-blogs que parece serán eternos, pero tened por seguro que también acabarán muriendo.

Yo he sufrido-causado la muerte de varios weblogs en los tres años que llevo metido en esto. Algunos de estos proyectos nacieron ya muertos, porque su razón de ser fue la colaboración de determinadas personas que nunca estuvieron convencidas; otros, en cambio, se publicaron con un tiempo de vida previamente fijado, ya que respondían a eventos puntuales, cursos o experiencias determinadas. Fueron estos, blogs sometidos a una Dead line, como si de un thriller se tratase. El formato blog es tan adaptable que justifica su utilización para tareas concretas que no encajarían en lo que los blogueros puristas entienden debe ser una bitácora.

De todos los blogs que he lanzado, la muerte del que más me ha afectado ha sido, sin duda, la del blog del Caboclo. Con él me inicié en este mundillo, aprendí, hice contactos. Ha sido, también, el que más ha vivido, pero su hora también ha llegado. Se agotó. O me agotó. Descanse en paz. Pero la blogosfera es demasiado parecida a la vida, y mientras algunos mueren, otros nacen. Es lo que ha sucedido en esta ocasión: cuando Las letras y las cosas comenzó a sufrir los primeros síntomas de la enfermedad que lo llevaría a la tumba, alumbró a la vida blogueril este Cuaderno de Clase.

Muerte y nacimiento. Reencarnaciones. Refundaciones. Redefiniciones. Repeticiones, también. Escribir y leer en la blogosfera. Vivir y morir en ella.

Hoy es 2 de noviembre. Día de Difuntos. 

Anuncios

5 comentarios en “¿Por qué muere un blog?

  1. Antes que nada, felicidades por tu blog, me encanta haberlo hallado porque está dedicado a la disciplina en que también trabajo.

    Ahora, opinando sobre tu post, creo que también hay blogs que mueren por falta de experiencia. Con ello quiero decir que se inicia con un objetivo y las circunstancias te van llevando a otro, y te cansa. En fin, felicidades a ti que te has mantenido siempre en el sentido que deseaste desde el inicio.

    Muchos saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s