Traffic, de Steven Soderbergh

Steven Soderbergh dirigió Traffic en 2000 con la intención, supongo, de narrar un episodio de la guerra contra la droga, expresión que repite hasta la saciedad el personaje que interpreta Michael Douglas en el filme. Sin embargo, más parece un canto a las desventuras de la sociedad norteamericana bien pensante, presentada como víctima absoluta del mal que reside siempre en el otro que, en este caso, es "lo mexicano" o "lo no blanco" o "lo no W.A.S.P.". Intentaré razonarlo con algunos datos:

– Los WASP que aparecen en el filme pertenecen a clases acomodadas y cercanas al poder, tanto político, como económico o judicial. Representan el bien, son las víctimas del cruel negocio. Solamente hay unas frases en la película que esconden algo oscuro en ese grupo social: "Si cien mil negros fueran cada día a Indian Hall (barrio blanco y rico) preguntando a cada blanco si tenía droga que venderle, los muchachos blancos no perderíamos el culo estudiando Derecho".

– Los narcotraficantes son todos mexicanos o norteamericanos de apellido hispano.

– La policía norteamericana representa el bien, no hay sombra de corrupción en ellos, mientras que sobre la mexicana pende durante toda la película la sospecha de comportarse de acuerdo con las órdenes del cartel de Tijuana.

– El comportamiento policial de los estadounidenses es siempre respetuoso con la ley, mientras que del lado mexicano la violencia y la crueldad desmedida es lo predominante. Llega a decirse que la policía en México es una actividad empresarial.

– Los encargados de la lucha contra la droga en EE.UU. y México también muestran grandes diferencias. El norteamericano es un héroe que lucha por su familia, que baja a los infiernos de la droga para rescatar a su hija, presa del mal; frente a él, el mexicano encarna la crueldad, la corrupción, la falsedad y la traición. Parece significativo también que el del lado mexicano sea un militar, mientras que el estadounidense es un famoso juez que sustituye a un militar.

– La mujer del narcotraficante detenido (Carlos Ayala) es un personaje que proviene "de los bajos fondos" (así se nos dice) y, aunque no conoce nada sobre las actividades delictivas del marido, no duda en convertirse en una especie de "madrina de la droga", violenta y cruel, aunque se dulcifique esta actitud por su lucha para defender la familia amenazada.

La narración oscila entre dos espacios perfectamente delimitados por diferentes recursos técnicos que son, a su vez, muy significativos para esta idea que estoy defendiendo de que el mal reside en "el otro". Las escenas que se desarrollan en México están filmadas con un colorido que se acerca al sepia y sugieren polvo, miseria, pobreza y tercer mundo: las escenas estadounidenses están filmadas con buena saturación de color, son nítidas y con una tendencia hacia la dominante azul, color frío, pero también limpio, "homrado", "legal y justo". Miseria y atraso frente a modernidad. Algo parecido sucede también con las diferentes puestas en escena y los decorados.

Y nos queda el final. La última secuencia de la película cae del lado mexicano. En ella, el policía de Tijuana (ha obrado honradamente, pero sobre el pende esa sospecha a la que antes aludía) asiste a un partido de béisbol en su ciudad. Por fin se ha limpiado el lado mexicano de drogas y gentes sin corazón y los muchachos pueden dedicarse a practicar ese deporte tan sano, tan vital, tan honrado y tan norteamericano. El bien ha triunfado, en el lado estadounidense, por supuesto, pero esta vez, además, ha podido exportarse al lado mexicano de la frontera. Eso sí, la fotografía sigue siendo polvorienta y sucia, como corresponde "al otro".

Anuncios

2 comentarios en “Traffic, de Steven Soderbergh

  1. deseo informacion sobre todo lo referente a comunicacion social para realizar el documento escrito de mi tesis de grado
    La globalizacion de la comunicacion social
    los diarios de comunicacion masivos
    la comunicacion social en el ecuador
    la universidad y la sociedad
    funtamentos de artes liberarales para una propuesta de comunicacion
    relaciones publiocas
    generos `periodisticos en los diarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s