TIC y variables ocultas

Ayer leía la preocupación de Aníbal de la Torre ante la posibilidad de que su instituto fuera elegido como centro TIC en la convocatoria de este año. Hoy he estado leyendo un artículo de Antonio Sacco en Quaderns Digitals que me ha hecho comprender y compartir esa  preocupación.

En su artículo, Sacco aborda las variables que pueden dificultar la implantación y éxito de un proyecto que incluya las tecnologías de la información y la comunicación. Haciendo un paralelo con el ya famoso curriculum oculto al que aludió Gimeno Sacristán, denomina estos factores con el término variables ocultas y, ciertamente, me parece un nombre muy atinado, ya que son ocultas porque no se nos muestran de manera explícita al inicio del proyecto, pero también porque una vez que se manifiestan deseamos seguir manteniéndolas ocultas, ya que en algún caso puede afectar a nuesra propia competencia profesional.

Al ir leyendo el artículo de Sacco, instintivamente he ido pensando en mi propio contexto educativo (Andalucía y mi Centro en particular) para comprobar que este señor tiene más razón que un santo. En fin, no puedo evitar listaros cuáles son las variables a las que alude:

  • Resistencia al cambio (aquí, de nuevo, me acuerdo de Aníbal y de la dicotomía entre conductismo y constructivismo).
  • Miedo a las nuevas tecnologías (probablemente la razón de fondo, si somos bien pensados, por la que se produce la resistencia al cambio).
  • Necesidad de emplear tiempo extra.
  • Sentirse, o no, propietario del proyecto.
  • Competencia tecnológica.
  • Recursos materiales.
  • Trabajo en equipo.

Sin duda, a poco que pensemos, encontraremos más variables ocultas que dificulten la implantación de las TIC en la enseñanza, pero, para empezar la reflexión, creo que son suficientes. Ante estos problemas, ¿qué medidas está tomando la adminitración educativa para garantizar el éxito de los Centros TIC en Andalucía, por ejemplo? La verdad es que lo desconozco porque no trabajo en uno de ello, pero mucho me temo que pocas o ninguna. Es cierto que la dotación de equipos a los Centros es espectacular, como también lo es la oferta de cursos de formación, pero ¿qué sucede cuando el profesorado se niega a utilizar esos equipos o no se inscribe en los cursos o grupos de trabajo?,¿ qué sucede cuando una parte de los equipos educativos se niegan a utilizar las TIC porque les obliga a emplear más tiempo que los métodos tradicionales?, ¿qué ocurre cuando aquellos profesionales que se han formado, que innovan en la práctica diaria, se cansan de jugar a donquijotes?, ¿cómo se apoya desde la administración educativa al profesorado innovador? No sé, se me ocurren muchas preguntas y encuentro pocas respuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s