De cinco en cinco (tercera tanda)

¿También éramos así en nuestros años mozos? ¿En qué momento nos dimos cuenta de que el universo no giraba en derredor?

Ser el hombre gris que se cobija bajo el paraguas ofrece ventajas evidentes: no diluirse en la lluvia, por ejemplo.

Cada vez que mi hija pequeña tilda algún hecho de “épico” no puedo evitar pensar en el pélida Aquiles y su cólera funesta. También maldigo la opresión anglosajona en que vivo.

Asumir que esa idea brillante que estuvo rondando durante horas y no pudo ser fijada en el papel se ha perdido para siempre es el dolor definitivo.

Paradojas: el aforismo es género de la experiencia y, por tanto, propio de la vejez; la pérdida de memoria, también característica de la senectud, sojuzga con brazo de hierro el pensamiento.

Anuncios

El siglo XX, II (2º de Bachillerato)

Recursos para el estudio de la literatura en la segunda mitad del siglo XX. Pulse sobre la imagen para acceder.

captura05

El siglo XX, I (2º de Bachillerato)

Recursos para el estudio de la literatura en la primera mitad del siglo XX. Pulse sobre la imagen para acceder.

captura04

Los siglos XVIII y XIX (1º de Bachillerato)

Una entrega más de la recopilación de materiales. Pulse sobre la imagen para acceder.

captura03

Los Siglos de Oro (1º de Bachillerato)

Sigo con la tarea de recoger recursos en un único lugar. Ahora es el turno de los Siglos de Oro. Pulse sobre la imagen para acceder.

captura07

La Edad Media (1º de Bachillerato)

Dejo a continuación una recopilación de diferentes materiales que pueden emplearse para el estudio de la literatura medieval. Pulse sobre la imagen para acceder.

captura06

De cinco en cinco (segunda tanda)

Y entonces vacié la mente y me apliqué a la corrección de exámenes: un universo apenas conocido de pálpitos imprecisos, fracasos completos o parciales, esperanzas, victorias aisladas e incertidumbre me esperaba.

“Émula de la llama”, se me ocurrió. Ahí lo dejé, porque no tiene sentido repetir como papagayo, por mucho que deslumbre el plumaje.

Tener suerte en la vida es no haber sentido la necesidad de escribir versos de amor.

Dicen que decía Estrabón que le decían que en tiempos una ardilla podía atravesar la Península Ibérica saltando de árbol en árbol. Hoy —”hoy es siempre todavía”, según Machado— el animalito podría hacerlo brincando de cabeza en cabeza de gilipollas.

Lo más breve que puedas, por favor, que he de leerlo rápidamente para olvidarlo pronto.